Baloncesto

El Girona cierra el ciclo en Salamanca

El conjunto catalán celebrando el título que recientemente han incluido en sus vitrinas. /EFE
El conjunto catalán celebrando el título que recientemente han incluido en sus vitrinas. / EFE

La Liga DIA parece más viva que nunca tras el título de las catalanas que rompen así la hegemonía del Perfumerías Avenida

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Dos ciudades, Girona y Salamanca han marcado el paso del baloncesto español en un final de liga menos apretado de lo esperado. En 2015, el vitoriano Roberto Iñiguez de Heredia dio el título inesperado tras resucitar a un equipo cansado de perder, tras caer en semifinales de la Copa de la Reina y sumar tres jornadas consecutivas en blanco, lo que llevó a la dimisión de Ramón Jordana. En 60 días fue capaz de obrar el milagro y convertir la plaza de Girona en una alternativa real a la hegemonía salmantina. La revancha se sirve en bandeja fría y esta final de la Liga DIA ha sido un recital catalán de la mano de un Eric Surís, capaz de exprimir su pizarra y dar una vuelta más al fondo de armario de una plantilla de «alto standing». Los mentideros baloncestísticos hablan de un presupuesto cercano al millón de euros y no parecen desencaminados a tenor de los ilustres nombres, empezando por las bases Laia Palau y Nuria Martínez, y siguiendo por ex WNBA como Keisha Hampton o Eshaya Murphy, la pívot brasileña Nadia Colhado, lesionada en el tramo final o la jovencísima Julia Reisingerova, una apuesta arriesgada pero que se ha convertido en revelación del campeonato.

El eterno aspirante Spar Cityft Girona se había reforzado como nunca, pero parecía condenado a perder como siempre. Sin embargo, su inicio de temporada empezó a dar indicios de la calidad de su plantilla. La victoria en Fontajau ante el Perfumerías Avenida en liga regular por un abultado 79-53 generó una crisis en el eterno rival. La derrota escoció en Salamanca y los malos resultados en Europa acabaron por cerrar la breve etapa de Lino López en el banquillo y la vuelta de Miguel Ángel Ortega. En el toma y daca, Perfumerías Avenida se llevó la Copa de la Reina con una De Souza espectacular, MVP del torneo celebrado en Vitoria y arrasó en su feudo en la 23ª jornada por un contundente 80-53.

Verdugo del Araski

Pasado el mal trago del mes de marzo con la eliminación también en semifinales de la Eurocup y cerrada la fase regular de liga, Girona superó los cuartos de final del play-off ante un combativo Rpk Araski que le hizo temblar en Fontajau pero que sucumbió al talento de Laia Palau en un recital en Mendizorroza. El sufrimiento de la serie de semifinales a tres partidos ante Cadi La Seu le hizo más fuerte, en contra de un Perfumerías que no había perdido ni un solo encuentro en su pabellón y que se deshizo sin pestañear de IDK Gipuzkoa y Valencia.

En el primer capítulo de la final, las de Surís, tras un primer cuarto descomunal con un parcial 7-24, ponían patas arriba el Wurzburg, al ritmo de Palau y Martínez y con 25 puntos de Hampton en su duelo particular anotador con la campeona del mundo Loyd. Con el paso cambiado, Perfumerías Avenida intentó devolver el golpe, pero Fontajau vibró a tiempo para recuperar el añorado título para sus vitrinas. Un público entregado y el talento de una pívot checa llamada Julia Reisingerova, el alter ego de la veterana Erika De Souza, muy apagada en la serie y una de las razones por las que Perfumerías no ha llegado al nivel competitivo esperado, lo que se traduce en una necesidad de renovar una plantilla que lo ha ganado todo pero que suena a fin de ciclo, con varias jugadoras por encima de los 30 años.

En Girona, la edad no parece importar a una Laia Palau que en septiembre cumplirá 40 años y que se ha convertido en la máxima asistente de la historia de la liga con más de 1.300 y coleccionista de títulos con un total de catorce en su dilatada trayectoria, siete en España, uno con el CBF Universitari de Barcelona y cinco con Ros Casares, además de las ligas conquistas en Francia, Polonia y República Checa.