Running terapeútico contra el cáncer

Ascen junto a Raimundo antes de iniciar juntos una carrera. /E. C.
Ascen junto a Raimundo antes de iniciar juntos una carrera. / E. C.

La plataforma 'Corre en rosa' planta cara a la enfermedad a través de las carreras populares. 200 mujeres forman parte de este colectivo que participará el domingo en el Maratón Martín Fiz

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

«Cuando me diagnosticaron cáncer, lo primero que pensé fue en la muerte. Ahora, estoy más viva que nunca». Es Ascen González, una vitoriana de 52 años, afincada en Madrid por amor desde 1984. Su pareja Raimundo, Mundi, ha sabido compartir el miedo y la angustia de un diagnóstico inesperado para pasar a un segundo plano de la enfermedad y retarla con valentía.

Entre tratamientos y terapias, Ascen y su oncóloga Lucía González Cortijo empatizaron. Lo suficiente para compartir inquietudes. La máxima inquietud para la médica fue ofrecer una buena calidad de vida a sus pacientes a través del deporte. Así se produjo un encuentro entre Lucía y el atleta popular Ramiro Matamoros, conocido como 'el rey de las populares'. Cuando dos personas hablan en el mismo idioma, la probabilidad de entenderse es alta. En 2015 nacía 'Correr en rosa'. El objetivo: motivar a mujeres con cáncer para hacer deporte y mejorar su estado físico, mermado por los tratamientos tan agresivos a los que son sometidas. Posteriormente, en 2017, nació la Fundación 'La Vida en rosa' que amplió el objetivo de mejorar la vida de las mujeres con cáncer y sus familias, dando un paso más allá de los grupos de entrenamiento.

«Al principio, me dio pereza. Eso de hablar de enfermedad, cáncer y tristezas, no me motivaba. No era deportista y mucho menos corredora. Pero fue conocerlo y seguir el camino», reconoce Ascen que pasó de hacer natación a ponerse unas zapatillas y avanzar. Porque esta plataforma te permite «andar, trotar y correr en rosa». La vitoriana, debido a sus problemas físicos, ha optado por andar. «Mi alien del pecho está controlado, pero tengo otro embolizado en el riñón. Sigo en tratamiento para inhibir la absorción de estrógenos en las células». Siempre al lado de Raimundo, encargado de la logística y avituallamiento en cada carrera.

21 kilómetros andando

En 2017 y 2018 completaron las ocho carreras del Circuito de la Carrera de la Mujer, incluida Vitoria. Ahora los retos se amplían. Superados los 21 kilómetros de la Madrid Rock, en el horizonte está la media maratón del domingo, dentro del EDP Maratón Martín Fiz. Una decena de mujeres 'en rosa' afrontarán los 21 y 10 kilómetros. Aquello de 'se hace camino al andar', que diría Machado, se cumple al dedillo para Ascen y sus compañeras, que han ido creciendo hasta superar las 200.

En 2017 y 2018 Ascen junto a Raimundo completó las ocho pruebas del Circuito de la Carrera de la Mujer

Desde la Behobia hasta el maratón de Nueva York, pasando por pruebas de ultrafondo con más de 100 kilómetros o afrontar carreras en pleno tratamiento y lo que ello supone. El cáncer limita, pero no impide. Ellas se ponen el mundo por montera y al grito de '¡que el cáncer salga corriendo!' espantan el miedo inicial de un diagnóstico siempre inesperado.

Cada vez son más las mujeres que se suman al colectivo 'Correr en rosa'.
Cada vez son más las mujeres que se suman al colectivo 'Correr en rosa'. / E. C.

Hablar de cáncer liberado. Expresarlo es compartirlo con quienes han pasado por lo mismo. Desde Madrid, este grupo abre una posibilidad de encuentro e intercambio de experiencias. El deporte les ha dado otra perspectiva. La gente va evolucionando. «Son retos muy personales, porque hay mujeres que hacen pruebas en pleno tratamiento. Son retos de superación y lo haces porque te da mucha vida», reconoce. Ascen tiene por delante muchos planes, mucha vida. Siempre al lado de Raimundo.