Loyo: «Ha sido un título inesperado»

Loyo atravesando como primera mujer la línea de meta. /WebRun SPORT
Loyo atravesando como primera mujer la línea de meta. / WebRun SPORT

La atleta del Bilbao Atletismo celebra su campeonato nacional de media maratón, con marca personal incluida, pero reconoce que será «complicado» acudir al Mundial de Doha

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Elena Loyo (Amézaga,1983) viene de proclamarse campeona de España de media maratón en Sant Cugat del Vallés, además con mejor marca personal tras concluir los 21 kilómetros en 1:13:16. Otro éxito en su corta carrera como atleta que confirma que todo con esfuerzo y deseo puede lograrse por muy inalcanzable que parezca. Tras los subcampeonatos de 2017 y 2018 llegó el título nacional, una motivación más para continuar con su objetivo principal que es lograr la mínima para acudir al Mundial de maratón en Doha.

-Un título inesperado porque acudía a Sant Cugat sin intención de competir. ¿Sorprendida con su rendimiento?

-Lo primero era ayudar a mi club, Bilbao Atletismo, y después en función de cómo me sintiese trataría de luchar por lo que pudiera. Pero no sabía cómo iba a estar físicamente. En las últimas competiciones me ha costado encontrarme y tenía bastante desconfianza, por eso iba con esas dudas en mi rendimiento. Estoy muy contenta, la verdad.

-Un pulso entre Teresa Urbina, la favorita y campeona en 2018, y usted.

-Sí, es verdad. Sobre todo en una subida he puesto algo más de ritmo, a partir del kilómetro 16, cuando venían las cuestas grandes y me acompañaron las fuerzas para abrir una pequeña distancia con Tere y después ir tranquila a meta. Ella me dijo después que no se había encontrado del todo bien en carrera. Además, llevaba una buena liebre como Reyes Estévez, pero yo me colé por ahí, para aprovechar mis opciones e intentarlo. Las fuerzas me han acompañado. La verdad es que no tenía un guion previsto. Desconocía el circuito, no sabía si la carrera iba a ser más lenta o rápida. Fue un poco sobre la marcha la toma de decisiones.

-En 2017 y 2018 fue subcampeona. ¿Era un título perseguido?

-Bueno, como se suele decir, a la tercera la vencida. No sé si era un título buscado. Yo lo busco en cada entrenamiento que hago porque te esfuerzas para estar bien. Lo que sí es cierto es que no me lo había planteado como objetivo esta temporada. Pero en el día a día trabajo para intentar dar lo mejor de mí.

-¿Qué le hace más ilusión el título o la mejor marca personal en la distancia que ha logrado?

-El campeonato, de por sí, ha sido muy inesperado y la marca quizás más. Me habían hablado de un circuito con muchas cuestas y muy peleón y lo último que se me pasaba por la cabeza era hacer marca. De hecho, cuando estaba en el kilómetro 20 ni siquiera he mirado el reloj porque ni imaginaba que estaba en un buen tiempo. Lo he sabido después de cruzar la meta. Mi mejor marca anterior era de 2017 en 1:13:24, así que muy contenta.

Explotarse sin importar la edad

-Como los buenos vinos, suma años y está mejor. ¿Se siente una atleta tardía?

-(Risas). Bueno, tengo 36 años recién cumplidos. No me gusta la palabra tardía. No me gusta pensar en el tiempo. Cada persona tiene que tratar de explotarse y conseguir lo que quiere independientemente de la edad o el tiempo.

-Sumergida ya en la preparación del maratón, ¿ve factible acudir al Mundial de Doha?

-Va a ser realmente complicado y lo digo con una cautela real. Yo voy a hacer un maratón, voy a tratar de disfrutarlo dando lo mejor de mí, independientemente del resultado. La mínima está en 2:31 y mi mejor marca está en 2:33 que hice en Milán el año pasado.

-¿Podría ser Hamburgo la cita que elija?

-No está confirmado porque aún no lo hemos decidido. Trataremos de escoger una maratón en la que se puedan hacer marcas, con un circuito llano y lo más cómodo posible.