«No somos víctimas, somos resistentes»

Jesús Rodríguez Barrio y Luis Roncero./Europa Press
Jesús Rodríguez Barrio y Luis Roncero. / Europa Press

El libro 'Presos contra Franco' recoge las historias de los opositores al régimen que lucharon desde el interior de las cárceles

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Dentro de las cárceles franquistas miles de detenidos forjaron una fuerte oposición al régimen. «No somos víctimas, somos resistentes», repetían estos presos políticos del tardofranquismo, aquellos luchadores que recordaban a España y al mundo que el régimen no era la 'dictablanda' que se pretendía. Las historias de estos miembros del PCE, del FRAP o de CC OO las ha recogido el investigador del CSIC y antropólogo Mario Martínez Zauner en el libro 'Presos contra Franco' (Galaxia Gutenberg).

«La memoria de aquel tiempo que pasaron entre rejas habita en sus cuerpos: el frío de la cárcel, los olores, la comida... Cuando lo recuerdan, se estremecen», explica Martínez Zauner, que ha escuchado a presos como Jesús Rodríguez Barrio o Luis Roncero durante diez años, una investigación que comenzó cuando la cárcel de Carabanchel todavía estaba en pie y que ha llevado a estimar que 50.000 personas fueron encausadas por el Tribunal de Orden Público, 150.000 detenidas y 1.500 de ellas, condenadas a la prisión.

La odisea de estos presos comenzaba en la Dirección General de Seguridad, donde eran torturados, y continuaba en la cárcel, donde, sin embargo, se encontraban con sus camaradas y comenzaban a militar en la oposición. Recuerda Roncero cómo una vez se las apañaron para introducir en las celdas una cámara de fotos para dar testimonio de la realidad de los presos políticos. «Los abogados se la jugaron y pudimos sacar 125 imágenes que circularon en la clandestinidad y en el extranjero», relata.

Pero los antiguos prisioneros consideran que el capítulo final del franquismo no está completo. «No terminará la impunidad hasta que se investigue a quienes aún están vivos», corrobora Rodríguez Barrio, que cree que la admisión a trámite en un juzgado de la Comunidad Valenciana de una denuncia contra Benjamín Solsona, el 'Billy el Niño valenciano', es un «esperanzador» primer paso para encontrar «la verdad y la justicia».

Eso sí, los 'resistentes' avisan de que «el franquismo no se ha avergonzado», y de ahí el auge de Vox, «un elemento vinculado a lo que nunca se fue, a la pervivencia del franquismo».