Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

«Imanol pasó de héroe a villano de un día para otro»

Harkaitz Cano, ayer, en el acto de firma de libros en el espacio Ahotsenea de la feria. /MAIKA SALGUERO
Harkaitz Cano, ayer, en el acto de firma de libros en el espacio Ahotsenea de la feria. / MAIKA SALGUERO

Recrea la intensa vida del cantautor vasco, doblemente exiliado por el franquismo y después por ETA, en una mezcla de ficción y documentación

Txani Rodríguez
TXANI RODRÍGUEZ

Sus amigos de juventud lo apodaron «el faquir» porque tenía una larga melena, dormía boca arriba y con los brazos cruzados, pero se llamaba Imanol Larzabal y fue un cantautor muy conocido. En la novela 'Faquirraren ahotsa', que se presentó ayer en Durango, Harkaitz Cano (Lasarte, 1975) recrea su intensa vida -desde la militancia en ETA hasta las amenazas que recibió tras el asesinato de Yoyes-, fundamentándose en una metódica labor de documentación y en las licencias de la ficción. Cano, que acaba de recibir el Premio Rosalía de Castro, confiesa que fue un vínculo sentimental lo que le decidió a narrar esta historia: «Cuando empecé a escribir poemas de adolescente, escuchaba mucho sus discos. Gracias a él -añade- llegué a poetas como Alfonsina Storni, Mikel Arregi o Jon Mirande».

 

Fotos