Sophie Turner: «Quiero estudiar para ser policía»

Sophie Turner da vida a Jean Grey en la última entrega de los 'X-Men'.

La Sansa Stark de 'Juego de tronos' se enrola en la cuadrilla mutante de los 'X-Men' y da vida a la heroína telequinésica Jean Grey en el nuevo episodio de la saga

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

Sophie Turner (Northampton,Reino Unido, 1996) vuelve al cine como Jean Gray, la heroína telequinesica de 'X-Men: Fénix oscura'. Convertida en protagonista absoluta, la Sansa Stark del fenómeno televisivo de la década se gradúa en Hollywood como líder de un filme donde da un paso adelante sobre actrices como Jennifer Lawrence o Jessica Chastain, también protagonistas. Lo que le atrajo del papel fueron los problemas que abordó, las enfermedades mentales, la soledad y el poder de la mujer.

-¿Qué fue lo que más le llamó la atención del guion?

-Me siento muy orgullosa de interpretar mi personaje porque habla de las enfermedades mentales. Es liberador crear un papel como este, no me canso de decirlo. Es una de esas películas fantásticas, de superhéroes, pero nuestro objetivo principal era conseguir que se sintiera real. Es una cinta emotiva, diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Vemos a la familia de los superhéroes perdiendo el control y Jean Grey lucha contra sí misma, con la gente que la rodea y no la entiende. Ella descubre lo que es sentirse sola y aislada cuando la gente en quien confía le da la espalda.

-Es una película relevante.

-Sí. Creo que cada vez es más patente que muchas personas sufren enfermedades mentales. Hasta ahora no se hablaba con la libertad suficiente sobre este tema. Yo soy una gran defensora de las enfermedades mentales porque lo he vivido de cerca. Me siento orgullosa de este filme porque es verídico, en ese aspecto es muy cercano a la realidad. Espero que al ver la película haya gente que tome la iniciativa de hablar, de despojarse de sus miedos y buscar ayuda. Esa siempre es mi meta cuando se trata de estos temas.

-Se ha convertido en una de las actrices más populares gracias a 'Juego de tronos'.

-Claro. De hecho, en la calle me llaman por mi nombre en la serie. Es curioso, cuando yo empecé en el cine y la televisión tenía 13 años. Al mismo tiempo que crecía mi personaje lo hacía yo dentro de esta profesión. He vivido muchos cambios y no he sentido la diferencia entre mi vida anterior y la de ahora. Digamos que no me veo más o menos famosa que hace cinco años.

-¿Quiere decir que se ha acostumbrado a la fama?

-He tenido que crecer con ella, forma parte de mi vida.

-No tiene intención de ir a la universidad.

Ahora no. Tal vez lo haga en el futuro, aunque lo que pienso hacer es estudiar para ingresar en la academia de policía.

-¿Está bromeando?

-No. Es algo que me gustaría hacer, definitivamente. Me gusta estudiar la psicología de cada historia que interpreto. Soy muy curiosa y siempre me ha parecido un gran trabajo el ser policía. Antes de empezar a rodar mi próxima película voy a pasar seis meses en una academia de policía.

-Se identifica con el personaje de Jean Grey.

-Sí. Para los amantes del género, Jean puede ser una mujer fuerte, pero en este filme vamos a ver una historia más profunda, más oscura y nos enfrentamos a una visión de ella muy debilitada.

Sophie Turner en 'X-Men: Fénix oscura'.
Sophie Turner en 'X-Men: Fénix oscura'.

-Ahora está rubia. ¿Se prefiere pelirroja?

Sí. Siempre que vuelvo a rodar 'X-Men', cuando me tiño de rojo o me pongo la película, inmediatamente siento que soy otra persona. Es casi surrealista. Los actores somos camaleones y una parte de la transformación tiene que ver con el pelo, con el aspecto físico. Es por pura estética, y el color rojo es muy poderoso

-Hablemos de las enfermedades mentales. ¿Investigó sobre ellas?

-Mucho. Antes de rodar estuvimos hablando de las posibles ideas, porque su poder puede entenderse como una enfermedad mental. Ella comparte su mente igual que ocurre en la esquizofrenia o en los trastornos de identidad disociativos. El director me daba una carpeta llena de papeles que yo debía leer para entender la situación de mi personaje. Es lo que pasa con las películas de 'X-Men', tratan de problemas genuinos. Jóvenes alejados de la sociedad enfrentados a la segregación y el racismo. Es realmente emocionante mostrar con un personaje el empoderamiento de las mujeres. Esta película también trata sobre la salud mental. En mi familia hay un historial de problemas de salud mental, y la cinta los trata quitando el estigma. Habrá muchos fanáticos complacidos de saber que será abordado y discutido de una forma delicada.

-¿Es cierto que para prepararse vivió con auriculares donde escuchaba varias conversaciones al mismo tiempo?

-Sí. Fue una manera de vivir como mi personaje con voces en su mente, una preparación complicada que me ayudó a vivir las alucinaciones auditivas. Me gusta la psicología de la historia, por eso me ponía mis auriculares y trataba de escuchar una conversación al mismo tiempo que hacía mi vida normal. Realmente me ayudó a situarme en su estado mental. Luego estuvimos ensayando durante 3 meses, pagina por pagina, fue un proceso largo que, sin embargo, creo que dio buenos frutos. Un proceso muy poderoso, diferente. Es muy emocionante saber que estoy trabajando en algo que ha superado cada una de las expectativas, desde el día que se estrenó. Todos en el equipo –actores, productores y escritores– son sensacionales. Y creo que la comunidad que existe entre nosotros forma parte del secreto del éxito

-¿Cómo se siente convertida en superhéroe?

-Genial. Uno año antes de rodar por primera vez 'X-Men' dije en una entrevista que estaba deseando convertirme en superhéroe y finalmente lo conseguí. No sé si eso me ayudó, pero el resultado superó mis expectativas.

-Famke Janssen interpretó antes el papel de Jean Grey. ¿Cuáles son las diferencias fundamentales entre ambas?

-La diferencia entre mi Grey y la de Famke es que yo interpreto a una joven aislada e insegura que se siente desplazada, incluso por los mutantes. Jean Grey es tan poderosa que asusta a todo el mundo. Famke la interpretó cuando ya era una mujer segura de si misma y de sus poderes. En la Grey que represento hay vulnerabilidad, miedo y ansiedad.

-¿Siente la responsabilidad de un personaje tan admirado como Jean Grey?

-Es una responsabilidad enorme, claro que siento la presión. Sobre todo por la admiración que mucha gente siente por ella. Creo que esta película es una de las narraciones más populares de la franquicia, y eso me asusta, aunque, al mismo tiempo, es excitante.

-¿Tuvo que prepararse físicamente para el papel?

-Sí, y tengo que reconocer que me ayudó muchísimo mi entrenador personal. Antes de empezar el rodaje, atravesé un momento muy difícil de inseguridad. Era una adolescente con problemas de imagen, especialmente frente a la opinión pública. Cuando eres actriz todo el mundo comenta sobre tu cuerpo y me sentía horrible. Pero al obligarme a ponerme en forma, a comer saludablemente, empecé a perder peso, a limpiar mi piel, a sentirme con energía cada día. Eso fue lo que me cambió.