Tras el BBK Live, Rosalía eclipsa a Beyoncé y a Meghan Markle con su look más extremo

Tras el BBK Live, Rosalía eclipsa a Beyoncé y a Meghan Markle con su look más extremo

La cantante ha sido una de las invitadas sorpresa al estreno londinense de 'El Rey León', donde ha asistido con un estudiado conjunto negro de vinilo y transparencias

María Calvo
MARÍA CALVO

No habían pasado ni 24 horas desde que Rosalía tumbara el escenario Nagusia del festival BBK Live y ya volvía a dar que hablar. Después de colapsar Kobetamendi a golpe de 'hits' como 'Malamente' o 'Con Altura', parece que la artista cogió un vuelo directo de Bilbao a Londres, para asistir a la 'première' de la película 'El Rey León' en 'live action'. Fue una de las invitadas sorpresa de la velada, donde se codeó con otros cantantes de la talla de Beyoncé y Elton John o con personalidades como la mismísima duquesa de Sussex, Meghan Markle, que ya ha vuelto a la vida pública después del nacimiento de su primer hijo, Archie. Si pensábamos que ya lo habíamos visto todo con el conjunto de vinilo rosa que eligió para nuestro festival, esta vez se ha vuelto a superar. Aún con todas las estrellas que pasearon por la alfombra amarilla que guiaba la entrada al cine Odeon Leicester Square londinense, la catalana consiguió ser, de nuevo, el centro de atención. ¿El motivo? Un indescriptible vestido de color negro que solo ella es capaz de defender.

Algunos han dicho que se disfrazó de pantera, acorde con la temática del film; otros, que no iba adecuada para la presentación de una película infantil. Lo cierto es que la cantante no pasó desapercibida con este diseño en riguroso negro que rompía con unos zapatos en color verde flúor. Dicen que el negro es el símbolo de la elegancia y un acierto seguro en los looks nocturnos de invitada. Sin embargo, Rosalía consiguió dar la vuelta a este concepto llevándolo a su vertiente más extrema, tal y como nos tiene acostumbrados. Podemos observar que ha utilizado una especie de 'body' de vinilo negro con cuello 'perkins' y, por encima, un batín largo y semitransparente de esencia lencera. Esta prenda se convierte en la prenda principal del look al estar coronada por unos grandes nidos en volumen, tanto en mangas como en el bajo. Aunque a simple vista parecen estar confeccionados con pelo, en realidad se trata de un laborioso trabajo con tejido de tul. Además, se anuda a la altura del pecho y deja al descubierto la parte trasera, gracias a lo cual también se puede descubrir que lleva unas medias adornadas con lazos de raso en los muslos.

Si en el BBK apostó por uno de sus tradicionales recogidos en una coleta alta, en esta ocasión ha optado por otro de sus peinados favoritos: dos coletas altas con mechones sobre el rostro, al más puro estilo de principios de los 90'. También llevó como accesorios unos sencillos aros y un colgante dorado. Además, al darle al 'zoom', podemos descubrir cómo ha innovado con sus características uñas largas. Esta vez, ha apostado por su versión más 'naïf', gracias a una manicura decorada con pequeñas figuras de animales, donuts, helados y aguacates.

¿Una respuesta a las críticas?

Rosalía es criticada y alabada a partes iguales, puede gustar más o menos, pero es indiscutible que todo lo que le rodea se convierte en noticia, y no siempre son buenas. De hecho, la semana pasada se convirtió en foco de discusión debido a unas polémicas imágenes que publicó en su cuenta personal de Instagram. De forma sucesiva, compartió con sus casi 4 millones de seguidores tres imágenes similares donde lucía abrigos de piel con cuello de zorro y lobo ártico en diferentes colores, algo que le recriminaron duramente en algunos comentarios. Todos, eran de la firma Sackspott. De hecho, no es la primera vez que la hemos visto con 'total looks' de piel, como el que lució en esta misma red social y en color blanco, firmado por Di Du, una diseñadora china residente en Amberes. Con este nuevo estilismo de fiesta que ha llevado a la 'première' londinense parece que ha reculado, jugando a engañar a la vista con un estructurado batín que parece cubierto de pelo y que, en realidad, es un tul fruncido, al más puro estilo de las creaciones de Giambattista Valli o de Reveligion, una firma española que se ha convertido en una e sus favoritas a la hora de asistir a eventos de etiqueta.