Moda surfera inspirada en las playas de Euskadi

Moda surfera inspirada en las playas de Euskadi
Nerea Garro

En los años 70 nació Pukas Surf gracias al esfuerzo de Marian Azpiroz e Iñigo Letamendia. Cuarenta años después, esta firma vasca de moda, accesorios y tablas de surf, sigue siendo un referente para los amantes del deporte de las olas

Sarai Vázquez
SARAI VÁZQUEZ

Marian Azpiroz decidió seguir por amor a su pareja, Iñigo Letamendia, un apasionado empedernido del surf, en su «idea loca» de fabricar sus propias tablas de alto rendimiento. Para ello, dejaron sus respectivos trabajos - ella, hasta entonces, directora de un prestigioso hotel en la playa de La Concha (San Sebastián) y él, jefe de economato - para dedicar todos sus esfuerzos en este nuevo proyecto. Marian pronto se percató de que las novias de estos surfistas, a pesar de que no todas practicaban este deporte, sí permanecían en la playa. Pensó que estas mujeres también necesitaban bañadores y bikinis para disfrutar de estas largas jornadas a orillas del mar que comenzaban con el amanecer y se prolongaban hasta el atardecer. Aprovechó sus conocimientos de costura para crear las primeras piezas de baño femeninas, curiosamente, utilizando telas de cortina. Más tarde, también probó suerte con los diseños de hombre. A principios de la década de los setenta, la feliz pareja formaba un equipo imparable y recorrían los arenales de Euskadi para vender de forma ambulante lo que fabricaban con sus propias manos: él, tablas de surf profesionales y ella, bañadores y bikinis llenos de color.

Nerea Garro

Más tarde, con la incorporación del hermano de Marian, Miguel Azpiroz, crearon Pukas Surf, una empresa familiar donde hoy fabrican y distribuyen sus productos a toda Europa, a sus tiendas propias en Zarautz y Donosti y a diferentes escuelas de surf, desde Sopelana a distintos puntos de Guipuzkoa. «Todo lo que creaba mi madre en los inicios de la marca se ha profesionalizado. En temporada alta tenemos más de 100 trabajadores, hay un equipo de diseño especializado y ella ahora supervisa estas labores», cuenta su hijo Adur Letamendia, que ha tomado las riendas de la dirección.

Su público objetivo sigue siendo el de gente joven, familiarizada con la disciplina del surf y, algunos, procedentes de distintos puntos de Europa como Dinamarca, Irlanda o Francia, entre otros. «Es un perfil además sensibilizado al mundo de las tendencias. Aunque en Pukas Surf no discriminamos a nadie, hay prendas para todo tipo de edad y estilo», expresa Adur.

Una evolución acorde a las tendencias

Hace años triunfaron sus collares de conchas de estilo hawaiano. «Ahora ya no están tan de moda», asume Adur. También sus coleteros, creados a partir de retales. «Todavía hay mujeres que vienen a nuestras tiendas y nos preguntan por ellos», revela. Pero lo que realmente arrasó en la década de los 90 fueron los chándales de colores potentes que tan de moda se pusieron en la época. «Si vemos el catálogo de hace 18 años nos podemos llevar las manos a la cabeza, aunque todo vuelve», ríe.

Nerea Garro

Pukas Surf ha ido evolucionando acorde a las tendencias y ahora cuentan también con una línea de camisetas, sudaderas, gorras, bolsas y fulares, entre otros artículos. «Todos nuestros diseños, aparte de tener un toque surfero, poseen una pincelada urbana y actual. Son piezas sofisticadas y cómodas para disfrutar de un buen día de playa, aunque nuestros artículos estrella siguen siendo los bikinis y los bañadores», desvela Marcos Azpiroz, diseñador de la firma y primo de Adur. Además, recalcan que fueron los pioneros en vender las partes del bikini por separado para que toda mujer pudiera encontrar el conjunto que se adecuara a su cuerpo. Curiosamente, las prendas de baño se confeccionan en un pequeño taller a orillas del río Oria, en Aguinaga (Gipuzkoa), utilizando telas que se producen en Portugal. «La verdad es que es un lugar mágico», expresa Adur con emoción.

Campañas inspiradas en la costa de Euskadi

Las campañas de la firma se desarrollan en diversos enclaves de la costa vasca como Bakio, Mundaka, Zarautz, Zumaia o Getaria. «En estas sesiones de fotos no aparece siempre el mar, pero sí necesitamos que tengan lugar cerca de él, nos inspira», desvela Adur. Además, recientemente se han trasladado a otros espacios de la naturaleza donde también se vive la filosofía del surf, como Galicia o las Islas Canarias. «También nos hemos ido a capturar imágenes con nuestras prendas y tablas al sur de Francia», cuenta. En estas playas, con ayuda de estilistas, modelos y fotógrafos que están dentro de su círculo de amistades, capturan la belleza de historias que aunan moda y surf.

Nerea Garro

Con los años, el equipo Pukas Surf, y en especial Adur Letamendia y Marcos Azpiroz, esperan mantener el liderazgo de sus tablas a nivel mundial y llegar con su línea de moda a todo tipo de personas procedentes de los lugares más recónditos de Europa. De este modo, mantendrán vivo el legado y la historia de pasión que en aquellos 'maravillosos setenta' comenzaron Marian Azpiroz e Iñigo Letamendia en los arenales de Euskadi.