El misterioso caso de las zapatillas de Nike que aparecen en las playas

El misterioso caso de las zapatillas de Nike que aparecen en las playas

Cientos de pares de chanclas y 'sneakers' están a apareciendo en las costas de medio mundo, desde Bahamas hasta Reino Unido, ¿cuál es su procedencia?

María Calvo
MARÍA CALVO

Gracias a Bizkaia Dmoda ya hemos averiguado cuáles son las prendas deportivas favoritas de los vizcaínos a la hora de ir al gimnasio. Lo que ni nosotros ni nadie ha conseguido descifrar aún es por qué están apareciendo cientos de pares de zapatillas de Nike en las costas de medio mundo. Lugares tan distantes entre sí como las islas Azores, Reino Unido, Bahamas, Bermudas o la vecina Francia, están siendo testigos de un extraño fenómeno que afecta a sus playas. Si no teníamos bastante con los vertidos de basura y plásticos que se recogen cada día, ahora se suma el misterioso avistamiento de cientos de deportivas y chancletas que flotan cada día a la deriva.

El naufragio de zapatillas en las costas es incesante desde septiembre de 2018. Los más avezados se han aventurado a pensar que podría ser una maniobra de marketing del gigante norteamericano. Sin embargo, esta teoría se desvanece cuando se confirma la presencia de otras firmas de calzado como Triangle o Great Wolf Lodges. Lo curioso es que tienen aspecto de no haber sido estrenados y todos los pares tienen la misma fecha de producción, por lo que no se trata de residuos generados por humanos. Estos datos nos llevan a pensar que el origen puede estar en un contenedor perdido en medio del océano. Una teoría que no va desencaminada.

«Eran de las mismas marcas, del mismo estilo y, al menos, algunos tenían la misma fecha de producción impresa en una etiqueta cosida en la lengüeta», explica Hamish Mackay, un periodista de la BBC. Según cuenta, el punto de partida habría sido el 'Maersk Shanghai', un barco de 324 metros en el que cabrían más de 10.000 contenedores, uno de ellos, el portador de dicho cargamento. El carguero se vio sorprendido por una fuerte tormenta mientras cubría la ruta entre Norfolk, en el estado de Virginia, y Charleston, en Carolina del Sur, el 3 de marzo de 2018, provocando que varios contenedores cayeran por la borda. Según informó comercio marítimo, se recuperó parte del cargamento, mientras que otro tanto se hundió, dejando cientos de zapatillas a la deriva.

Las mareas hicieron el resto y arrastraron el cargamento hacia diversos puntos del planeta. La primera zona en la que se detectó la mercancía fue en septiembre de 2018 en la isla de Flores, perteneciente al archipiélago portugués de las Azores. Un año más tarde y a cientos de kilómetros de distancia, concretamente en Cornwall (Reino Unido), la situación se volvía a repetir. Bahamas, Bermudas, Francia, Irlanda o las escocesas Islas Orcadas, también fruncían el ceño ante tan extraño hallazgo en muchas de sus playas.

Mientras Nike no se ha pronunciado al respecto, las otras dos marcas identificadas (Triangle y Great Wolf Lodge), sí han confirmado que los productos encontrados de sus respectivas firmas sí provenían de ese mismo barco.