Bizkaia Dmoda I Decoración

'Open concept' o cómo lograr que tu casa no te parezca agobiante

'Open concept' o cómo lograr que tu casa no te parezca agobiante
FELIPE SCHEFFEL

La distribución diáfana, una de las tendencias decorativas más populares, enfatiza la sensación de amplitud y el aprovechamiento de los espacios

Natalia Zubizarreta
NATALIA ZUBIZARRETA

¡Hola a todos! Si en el artículo anterior os enseñe a evitar algunos errores que cometemos al comprar los muebles del salón, hoy os traigo distintos consejos para conseguir que vuestra casa no os resulte agobiante. ¿Conocéis el 'Open concept' o distribución diáfana? Consiste en una apuesta por los espacios abiertos, diáfanos, comunicando distintas estancias e invirtiendo en salas multifuncionales. Es decir, se fusionan zonas que a priori se conciben independientes, por ejemplo, la cocina, la zona de estar, el comedor… De esta forma, se crea un único espacio común más amplio y confortable. No olvidemos que ganar metros a nuestros hogares es un lujo con el que todos soñamos.

Los pisos de hoy en día, cada vez más pequeños, se revalorizan considerablemente con esta solución. Técnicamente es posible unir los huecos de tu vivienda siempre y cuando no se trate de muros de carga. Tampoco puedes derribar pilares o vigas. Nosotros recomendamos siempre consultar con un técnico competente para el derribo de tabiquería.

Si se trata de una vivienda de estructura de madera, conviene que un arquitecto te realice un estudio de la distribución, ya que quizá pueda ser necesario algún refuerzo de la estructura.

La licencia pertinente dependerá del ayuntamiento que la emita. En estructura de madera, son comprensiblemente más exigentes y suelen pedir un certificado de un arquitecto. En el caso de estructura de hormigón, en algunos ayuntamientos se consigue una licencia de obra rápidamente, otros, en cambio, dependiendo de la envergadura de la intervención, podrían englobarlo en las llamadas obras mayores y pedir más documentación y ralentizar los plazos.

Ten en cuenta que no es sólo tirar un tabique y listo. Tendrás que modificar la iluminación de los techos, las tomas eléctricas que haya (enchufes, registros de luz…). Asimismo, es posible que te encuentres con radiadores y que pasen por el tabique tubos de calefacción, agua sanitaria o algún desagüe.

Las molduras es otro elemento que tendrá que adaptarse a la nueva distribución, así como el pavimento (a veces nos encontramos con la desagradable sorpresa de que el suelo o el techo no están a la misma altura entre un hueco y otro).

La tarima de madera del suelo se puede solucionar completando el hueco con una tabla en sentido perpendicular al resto, aunque estéticamente esta solución puede no satisfacer tus gustos, por lo que tendrás que hacer un trabajo más importante de carpintería. Posteriormente, pintar y en el caso de tarima de madera natural, barnizar o aceitar es siempre necesario. En el caso de una tarima flotante, es probable que tengas que sustituir varios metros alrededor de la zona intervenida, no sólo un par de tablas.

En nuestro estudio hay dos zonas que destacan como favoritas para la distribución diáfana: el salón con el comedor y la cocina y el dormitorio principal con el vestidor y el baño.

Un salón antes de ser reformado.
Un salón antes de ser reformado. / FELIPE SCHEFFEL

Salón con comedor y cocina integrados

La cocina se ha convertido en el centro neurálgico de nuestros hogares. Ya no queremos cocinar 'castigados' y apostamos por una cocina para compartir con la familia o los amigos. Por ello, la apertura de la misma al salón y al comedor es una solución perfecta.

Incluso, muchos de nuestros clientes quedan encantados integrando el comedor de diario en la cocina. Se acabó eso de tener una mesa de comedor plantada en el salón todo el año sólo para recibir a la familia en Navidad. Hoy en día el cliente es más práctico y piensa más en sí mismo.

Cocinar mientras el resto de la familia ve la televisión o tus hijos hacen los deberes y poder comunicarte y compartir con ellos es un privilegio que el 'Open concept' fomenta y facilita.

Eso sí, si te desagrada el tema del olor a comida te recomendamos un cierre de puertas correderas que permita aislar en un momento dado la cocina del resto del espacio para evitar que toda la casa huela a lo que estés cocinando. Una vez pasado el momento crítico se abren las puertas de par en par para que puedas fusionar espacios y actividades.

El mismo salón de la fotografía anterior, después de ser reformado con el comedor y la cocina integrados.
El mismo salón de la fotografía anterior, después de ser reformado con el comedor y la cocina integrados. / FELIPE SCHEFFEL

Dormitorio con baño y vestidor integrados

Fusionar el dormitorio principal y el baño es una apuesta segura para ganar sensación de amplitud. Si tiendes al desorden, no apuestes por un concepto de vestidor abierto sino con puertas.

La zona de lavabo es también integrable al vestidor, como vemos a veces en los hoteles. Es una apuesta algo arriesgada, pero muy interesante a nivel de interiorismo. La zona de inodoro y ducha sí conviene que esté aislada por olores y humedad.

Económicamente, creo que lo más importante en este tipo de intervenciones de derribos parciales es adelantarnos a los sustos con un detallado estudio de la intervención. Para ello, un interiorista podría ayudarte perfectamente y explicarte tu caso concreto. Es decir, estudiar bien las posibles diferencias de alturas o cotas en techos y suelos para que el presupuesto ya contemple esas partidas de nivelado si son necesarias.

La instalación de fontanería y electricidad, conviene estudiarla detenidamente para detectar más o menos qué modificaciones serían necesarias, aunque hay que ser realista y comprensivo: ningún contratista tiene rayos X para ver el interior de los muros.

Hasta aquí mis recomendaciones, espero que os sirvan. Y, ya sabéis, nos vemos muy pronto en esta sección de Bizkaia Dmoda.

¡Sed felices y disfrutad de vuestra casa!

Temas

Moda