Los esmaltes permanentes y las extensiones de pestañas, ¿peligrosos para la salud?

La bloguera Beatriz Pascual luce extensiones de pestañas./
La bloguera Beatriz Pascual luce extensiones de pestañas.

La Academia Española de Dermatología advierte de que el mal uso de los acrilatos que contienen estos rituales de belleza, sobre todo en el caso de los kits caseros, están conduciendo a reacciones de dermatitis alérgica de contacto

Bizkaia Dmoda
BIZKAIA DMODA

Las pestañas postizas o extensiones están de moda porque, bien colocadas, pasan inadvertidas y resaltan la mirada. Numerosos centros de estética vizcaínos las colocan y no hay famosa que no recurra a ellas para lucir unos ojos de escándalo. Nuria Roca, Paula Echevarría o Blanca Suárez reconocen ser adictas a este tratamiento estético, uno de los más demandados en los salones de belleza. Un éxito que comparten con los esmaltes permanentes y las uñas de gel, que ganan adeptas cada día gracias a que garantizan una manicura perfecta sin necesidad de retocarla constantemente.

Sin embargo, los dermatólogos aseguran que cada vez llegan más personas a sus consultas con reacciones de dermatitis alérgicas de contacto. ¿Por qué? La clave está en uno de los componentes de estos productos, los acrilatos, sustancias químicas derivadas del petróleo que se relacionan con daños en la piel: enrojecimiento, hinchazón, formación de edemas, sensación de picor... «Se ha producido un aumento inédito de este tipo de enfermedades, por lo que se hace necesario formar, informar y regular el uso de estos productos, como en su día se hizo con las tiazolinonas, conservantes con amplia difusión en cosméticos habituales como toallitas limpiadoras, cremas y artículos de limpieza e higiene», explica Tatiana Sanz, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Paula Echevarría es una de las famosas que recurre habitualmente a las extensiones de pestañas.
Paula Echevarría es una de las famosas que recurre habitualmente a las extensiones de pestañas.

En el caso de la manicura permanente, la reacción alérgica suele manifestarse con la rotura de las uñas propias y alteraciones de color. Pierden brillo, son más frágiles, se altera su tono natural e incluso pueden aparecer hongos y bacterias, en el peor de los casos. Por lo que respecta a las pestañas postizas o extensiones, aparecen escozores o inflamación e incluso problemas de visión. Además, en algunos casos, la persona afectada no suele relacionar su dermatitis con el tratamiento de belleza porque puede aparecer en zonas alejadas de donde se produjo su aplicación. Sucede porque las sustancias que generan la reacción se desplazan (vía aérea o por las propias manos del paciente), por lo que hacer un buen diagnóstico en ocasiones lleva su tiempo.

Paula Ordovás, una 'influencer' con extensiones de pestañas.
Paula Ordovás, una 'influencer' con extensiones de pestañas.

Pero, según los expertos, el mayor peligro de los acrilatos es que tienen una reacción cruzada entre ellos. De esta forma, una sensibilización puntual a un alérgeno concreto puede repercutir en la vida futura del paciente. Es decir, «provocar reacciones futuras a otros productos que ya no son puramente para usos estéticos y que pueden resultar imprescindibles, como los pegamentos quirúrgicos, adhesivos médicos o cementos utilizados en odontología y traumatología», explican los especialistas de AEDV.

Mejor prevenir que curar

Las esteticistas deben estar adecuadamente protegidas con mascarilla y guantes especiales (tipo 4H o doble guante de nitrilo o guantes de nitrilo grueso en periodos cortos de tiempo) para estar en contacto con estos materiales. No sirven los clásicos guantes de goma o látex, pues los acrilatos pueden penetrar a través de estos. Asimismo, es importante que en la mesa de trabajo no haya móviles, ni cómidas, ni bebidas, ya que podrían contaminarse con estas sustancias y al tocarlos directamente o llevarlos a la cara entrarían en contacto con la piel.

La 'instagramer' María Fernández-Rubíes también usa extensiones de pestañas.
La 'instagramer' María Fernández-Rubíes también usa extensiones de pestañas.

Kits caseros

Una de las cuestiones que más preocupan son los kits caseros para aplicar en casa sin tener que recurrir a manos expertas. Normalmente, el consumidor puede adquirir estos productos libremente, sin restricciones, y a un precio muy bajo, en distintos comercios o por internet, lo que puede resultar peligroso. No solo por el desconocimiento, ya que no somos profesionales, sino porque en casa es más fácil que se contaminen otros productos y que se vean afectados otros miembros de la familia, incluidos los niños.