Tres violaciones en Bilbao en poco más de un mes

Entrada al piso donde sucedieron los hechos en Iturribide./E. C.
Entrada al piso donde sucedieron los hechos en Iturribide. / E. C.

Una joven agredida sexualmente por varios individuos en un piso patera de Iturribide y otra forzada en una furgoneta en Larraskitu encabezan la lista de mujeres atacadas en lo que va de verano en la capital vizcaína

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

Con la presunta agresión sexual cometida en el parque Etxebarria la pasada noche, ya serían tres las violaciones en Bilbao en poco más de un mes. El primero de los ataques ocurrió la noche de San Juan sobre las cinco de la mañana. A esa hora, una chica de 17 años regresaba a su casa cuando fue abordada por un individuo que la llevó a un piso patera de la parte baja de Iturribide. Según explicó la chica en un primer momento, sólo recordaba algunas escenas de lo ocurrido, por lo que se cree que le pudieron administrar alguna sustancia para anular su voluntad, según pudo saber este periódico de fuentes cercanas al caso. La joven también afirmó que, una vez en la vivienda -un lugar sucio y con colchones en el suelo- fue víctima de una agresión sexual por parte de varios individuos que la penetraron y, al terminar, la obligaron a ducharse. Tres de ellos -de 18, 20 y 35 años y con antecedentes por varios delitos- ingresaron en prisión tras declarar ante el juez.

Cuatro días después, cuando los ecos de la indignación ciudadana por estos hechos todavía no se habían apagado, la capital vizcaína fue escenario de otra violación. La Ertzaintza detuvo a un varón de 38 años acusado por haber agredido sexualmente a una joven en el interior de una furgoneta apenas unas horas antes. Los hechos se produjeron en torno a las tres de la madrugada cuando el hombre, que había conocido a la víctima poco antes en un bar de Bilbao, invitó a la mujer a que le acompañara a su vehículo y se desplazaron a una zona apartada del barrio de Larraskitu. Una vez allí, él la habría obligado a «mantener relaciones sexuales sin su consentimiento», según informaron fuentes policiales. Tras la violación, la mujer acudió a una comisaría de la Ertzaintza a presentar una denuncia que permitió la detención del agresor, que poco después ingresó en prisión.