Sánchez recuerda que el 40% de España se convertirá en desierto si no se frena el cambio climático

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se saludan hoy en San Sebastián, en la inauguración de la conferencia internacional contra el cambio climático 'Change the change' /EP
El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se saludan hoy en San Sebastián, en la inauguración de la conferencia internacional contra el cambio climático 'Change the change' / EP

El camino pasa por reemplazar los combustibles fósiles, promover las energías limpias de «agua, viento y sol», apostar por la eficiencia energética y por un cambio social hacia un modelo menos consumista

Carmen Larrakoetxea
CARMEN LARRAKOETXEASan Seabastián

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha criticado duramente a los que niegan la existencia del cambio climático, incluyendo a «ilustres mandatarios de otros países», calificándolos de «ignorantes» y advirtiendo que estamos ante una batalla «inaplazable», que no es ideológica y que necesita de medidas urgentes. En este contexto, recordó que «el calentamiento global del planeta nos afecta más que a otras regiones»,ya que en base a los informes del panel internacional del cambio climático España «corre el riesgo de desertificación en un 40% de su territorio».

Con este duro diagnóstico el presidente del Gobierno inauguró esta mañana en San Sebastián la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático 'Change the Change' -en la que también participó el lehendakari, Iñigo Urkullu,- recordando la responsabilidad que tiene el mundo en estos momentos no sólo con su presente, sino con el legado para las siguientes generaciones. En este contexto, Sánchez desveló una carta que ha recibido de un grupo de niños y niñas de cinco años, del colegio La Navata, de Galapagar (Comunidad de Madrid), en la que le piden que impida que se viertan basura y plásticos en el mar y en campo, que abogue por el reciclaje y que en vez de plástico se utilicen metal, vidrio y madera para fabricar botellas o cubiertos.

Descarbonización de la economía

Sánchez respondido a estos niños a través de la Conferencia mostrando su orgullo por la conciencia de los más jóvenes sobre el estado de su planeta, para después recordar las principales actuaciones que ha desarrollado su Ejecutivo en materia de medio ambiente y transición energética y recalcó que esta lucha también puede convertirse en una gran oportunidad económica para España. Especificó que la transformación se tiene que avanzar con mayor intensidad hacia la descarbonización de la economía, la transformación energética y un cambio social hacia un sistema justo e inclusivo, así como un cambio hacia un sistema menos consumista. En este marco reiteró el objetivo de una llegar a una las cero emisiones de CO2 en 2050.

Ahí especificó que los ejes del camino son pasar de los combustibles fósiles a «las energías limpias de agua, viento y sol», una apuesta muy clara por la «eficiencia energética, gastando menos y mejor», lo que abre oportunidades de negocio al sector de edificación. También abogó por que en las ciudades la apuesta sea «una movilidad sin emisiones de C02 a través de la electrificación del transporte y la innovación asociadas a las tecnologías limpias», en línea de estrategia de la Comisión Europea para que el «parque automovilístico que se renueve paulatinamente con modelos de menos emisiones» lo que es además una gran «una oportunidad para la innovación de nuestra industria de automoción».

Los beneficios de la transición ecológica niegan cualquier catastrofismo, ya que además de mejorar el planeta «serán un motor para la generación de empleo», que en España prevé que permita crear 300.000 empleos de calidad entre 2021 y 2030, gracias a la movilización de inversiones publicas y privadas de unos 200.000 millones de euros.