«Mi primer mandamiento es Portugalete, pero es un honor»

Xabi Aburruzaga./
Xabi Aburruzaga.

El trikitilari cree que nombrarle su nombramiento como coprotagonista del Carnaval bilbaíno «una forma de devolverme el cariño» por sus conciertos para las txupineras

Itsaso Álvarez
ITSASO ÁLVAREZ

El gusanillo de la trikitixa le picó con 7 años. Fue pregonero de las fiestas de su pueblo, Portugalete, pero se confiesa algo perdido en el papel de 'Farolín' en Bilbao.

– Va a salir un Farolín un poco raro.

– ¡Me he llevado una sorpresa! Todavía estoy aterrizando.

– ¿Por qué cree que le han escogido?

– No me lo esperaba. He visto en Google la lista de gente a la que se lo han dado... Quiero pensar que es una forma de devolverme el cariño porque todos los años hago una actuación muy especial con las txupineras.

– ¿Tiene algo de fantasmón?

– Mi primer mandamiento es Portugalete, pero todo lo que representa el Athletic...

– ¿Es de los que se va del campo cuando pierde?

– No, no. Me quedo hasta el final.

– ¿Pero presume de Bilbao siempre que puede?

–Tengo la suerte de ser embajador de la música de esta tierra y, como Portugalete no suelen conocerlo fuera, Bilbao es la referencia.

– Potear, sirimiri... ¿Hace uso del vocabulario básico bilbaíno?

– Normalmente me suelo expresar en euskera. Chapurreo inglés e italiano, pero seguro que tengo muchas palabras, sí, sí...

– Ahora que no nos oye nadie... ¿Algo de Bilbao que no le guste?

– ¡El tráfico!

– ¿Cuál es la mayor bilbainada que ha hecho?

– Mi cuarto disco, 'Keltik'. Reuní a 40 músicos celtas de Escocia, Irlanda, EE UU, Galicia, Asturias, Bretaña... La discográfica no lo veía. Estoy abierto a más bilbainadas así.

–Creo que aprueba el examen de bilbaíno.

–Si merezco ser Farolín es un honor para mí.