Al cabo Quintrés por el Camino de Santiago

Vista del cabo Quintrés./
Vista del cabo Quintrés.

El acantilado se eleva 138 metros sobre el mar en la costa de Ajo

IÑIGO MUÑOYERRO

El cabo Quintrés destaca 138 metros sobre el mar en los acantilados que protegen la costa de Ajo, uno de los parajes naturales mejor conservados de la antigua Trasmiera. Un paisaje siempre verde cargado de historia y por donde pasaba -aún lo hace- el Camino de Santiago. Allí termina un paseo circular tras las flechas amarillas de la Ruta Jacobea, a través de un territorio de alto valor ecológico reconocido como 'Zona de Especial Protección para las Aves'.

Salida de Ajo, turístico y abarrotado en verano, bajo la protección de la iglesia de San Martín de Tours. Es un gran templo de estilo gótico renacentista (siglo XVI). El palacio de Villanueva (siglo XVI) con su torre gótica nos cierra el paso. Continuamos entre casas (izda) hasta encontrar la ermita de San Juan Evangelista (en mal estado y sin culto).

La Ruta de San Pedruco

Detrás se encuentra el palacio de Carre (particular). Vemos la señal de la 'Ruta 1. San Pedruco y el Cabo Quintrés' y la flecha amarilla del Camino.

Caminamos por la Cantabria más rural. Prados vallados, nogales, bosquetes de encinas, granjas y vacas, muchas vacas, hasta llegar al arroyo Bandera. Allí la pista sube (izda) hasta el robledal que protege la ermita de San Pedro Sopoyo, el popular San Pedruco.

El templo es grande. Data del siglo XII aunque los restos románicos y góticos fueron reutilizados a partir del siglo XV. El interior es luminoso, con cubiertas góticas y un buen retablo mayor rococó del XVIII.

Cada primer viernes del mes de septiembre acoge una animada romería. Hay fuente y bancos para reposar a la sombra.

Datos prácticos

Cómo llegar: A-8 salida Beranga/Noja. CA-147. CA-454. CA-141 a Ajo
Tiempo y distancia: 4h.15/13.00 km. El recorrido se puede hacer en coche
Albergue Peregrinos: La Cabaña del Abuelo Peuto en Güemes. Teléfono 942621122
Consejos: Consejos: El recorrido queda deslucido con niebla
Información: Información: Ayto. de Bareyo Teléfono 942621042

La ruta de los peregrinos sigue pista arriba por un tramo pendiente (exige un esfuerzo) que termina en la loma de Vioña, frente a una vaquería destartalada. Por la izquierda el Camino se dirige hacia Galizano por el Santuario de San Pantaleón de Vioña. Vamos (dcha) por la carretera tras las señales de la Ruta. Vacas de todas las razas nos observan. También caballos y ovejas. Un mastín ladra desconfiado. Las garzas boyeras escarban en las boñigas.

El cabo Quintrés

Promontorio del cabo Quintrés conocido como La Atalaya por la torre de señales que hubo en el siglo XVIII. También El Puntal. Estamos sobre una landa a 138 metros sobre los rompientes. El punto más elevado está indicado por un vértice geodésico en medio de un prado particular.

Azota el viento mientras vuelan miles de pájaros. Las gaviotas son numerosas. También hay cuervos, grajos y cormoranes. Y si creemos al panel informativo alcaudones, chorlitos, bisbitas y algún halcón peregrino.

El panorama es espectacular sobre el mar. También se distinguen los Picos de Europa y Peña Sagra, Las Encartaciones. Los cabos Machichaco, Villano y Punta Galea. Cabo Mayor, la bahía y Santander enfrente.

Quintrés tiene una historia de guerra reciente. Fue testigo del duelo artillero entre la batería instalada por los republicanos y el crucero ligero Almirante Cervera. Y en la mañana del 30 de abril de 1937 del hundimiento del acorazado España, cuando entró en un campo minado al tratar de interceptar un carguero inglés. La explosión de una mina mató a cinco marineros y provocó una gran vía de agua. El buque se fue a pique. El crucero Velasco rescató a la tripulación.

Un senderito señalizado bautizado como Cabo del Miedo permite continuar la Ruta de San Pedro, que serpentea por el acantilado. También bajar a la orilla por sendas de pescadores. No es nuestro caso.

Vuelta por El Rasillo y La Peña

Vuelta por carretera hasta la vaquería y descender a Ajo por la pista de subida. Hay una segunda opción más senderista. Es continuar por la carretera (20 minutos) hasta encontrar una pista que desciende entre eucaliptos (izda). Indicada con flechas sobre el asfalto.

Es un camino embarrado que acaba entre prados. Luego, en suave descenso por un paisaje de postal cruzamos un sorprendente bosquete de bambús hasta pisar asfalto. Después hay una fuente y un abrevadero. La vuelta no tiene pérdida. Subida al barrio del Rasillo, ganadero con olor a boñiga, y descenso al barrio de La Peña. Allí se encuentra la Casona-Palacio de Vélez Hontanilla. Un hermoso palacio del siglo XVIII que fue del sacerdote Pedro Alonso del Carre. Ahora es hotel con varias estrellas. Y vuelta al bullicio de Ajo por La Mies de Ampudia, con la torre de San Martín como referencia.