El farmacéutico de Bedia, distinguido por su labor en favor de los más necesitados

Eduardo Traver, en la entrada de la Farmacia de Bedia. /COFBi
Eduardo Traver, en la entrada de la Farmacia de Bedia. / COFBi

El Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia homenajea esta tarde a Eduardo Traver

OSCAR G. MANCERAS BEDIA.

El Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia (COFBi) entregará hoy su 'Distinción de Honor 2018' a Eduardo Traver, farmacéutico de Bedia, por «su destacada trayectoria en favor de las personas más necesitadas, tanto en Bizkaia como en otras partes del mundo». Sin ir más lejos, Traver acaba de regresar de Guinea Bissau, donde ha coordinado una expedición de nueve profesionales sanitarios que ha estado trabajando voluntariamente durante diez días en el principal hospital de la capital.

El acto de entrega tendrá lugar esta tarde a partir de las 20.00 horas en el espacio SILO de Olabeaga, en Bilbao. Esta elección ha estado precedida por un proceso de participación abierto por el COFBi para permitir que sus colegiados pudieran proponer candidaturas. «El único requisito era, además de pertenecer al colegio, que el profesional propuesto hubiera destacado por sus acciones en el ámbito de la solidaridad. En este sentido, Eduardo Traver fue la persona que más proposiciones recibió por iniciativa de sus compañeros», informan los impulsores del galardón.

Por norma general, la distinción que le ha sido concedida a Traver se queda en eso, en algo de gran simbolismo, pero sin cuantía monetaria. Sin embargo, este año, y de manera excepcional eso ha cambiado. Así «en línea con el objetivo de promover los valores solidarios, que son inherentes a la profesión de farmacéutico, la Junta de Gobierno del COFBi ha decidido de manera excepcional incorporar a la concesión de la 'Distinción de Honor 2018' una dotación económica». La cantidad, «será destinada a sufragar iniciativas solidarias», confirman desde el organismo.

Dotación económica

La trayectoria de Traver en el ámbito de la solidaridad se remonta a principios de los 90, cuando comenzó a colaborar con un proyecto de Farmacéuticos sin Fronteras en el Sáhara. «Allí, en los campos de refugiados de Tinduf trabajó en la gestión de la farmacia, en un ambiente marcado por la escasez de recursos y la necesidad de aprovechar al máximo el escaso stock de medicamentos», detallan en el COFBi. A lo largo de los años, también ha participado y coordinado proyectos solidarios en países como Perú, India, Angola y Guinea Bissau. Su labor, «ha permitido a numerosas personas sin recursos pudiesen acceder a servicios sanitarios básico», elogian sus compañeros.