La falta de limpieza de un río en Areatza aisla a una familia en días de lluvia torrencial

El terreno ha taponado uno de los ojos del puente que da acceso al caserío de Luis y María Begoña. / M. B. U.
El terreno ha taponado uno de los ojos del puente que da acceso al caserío de Luis y María Begoña. / M. B. U.

El Ayuntamiento de Artea espera un acuerdo con URA para poder despejar de tierra uno de los ojos del puente sobre el Arratia

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS AREATZA.

Los fuertes aguaceros de los últimos días han vuelto a poner sobre la mesa algunos de los problemas derivados de la lluvia. Por ejemplo, en el municipio arratiano de Areatza un matrimonio se ha enfrentado, una vez más, a una situación que les tiene muy preocupados e inquietos «desde hace mucho tiempo». «Varias veces al año nos quedamos aislados en nuestro caserío de Areatza, puesto que cada vez que llueve un poco fuerte el puente que accede a nuestra vivienda se queda completamente cerrado», explica María Begoña Ugalde. «Tiene un ojo casi totalmente taponado, y además el río está minando todas las esquinas, se lleva la tierra, caen árboles... y el problema es cada vez más grande», denuncia.

Según detalla, hasta en seis ocasiones su marido, Luis Echezarraga, ha escrito a la Agencia URA para poner en su conocimiento lo que ocurre. «¡No nos hacen ni caso!», claman. «Nos dicen que lo harán, sí, pero al final nada, deja de llover se va el agua y como si no hubiera pasado nada, y hasta el próximo chaparrón», relata Ugalde. Desde la Agencia Vasca del Agua reconocen la problemática, y aseguran que «siempre se han contestado todas las consultas».

Seis meses

No obstante, precisan que «en este tipo de taponamientos, es el titular el que lo tiene que limpiar, y en este caso se le ha hecho un requerimiento al Ayuntamiento de Artea», confirman. Es preciso matizar que, aunque el inmueble se ubica en el barrio Biteri Goikoa de Areatza, los caminos inundados pertenecen al municipio vecino de Artea.

Desde el Consistorio arteaztarra recogen el guante, aunque reparten las culpas. «Efectivamente está requerido por parte de la Agencia, pero llevamos para acordar con ellos un proyecto más de 6 meses. Al final nosotros tenemos que saber lo que hay que hacer, no nos podemos meter al río a hacer cualquier actuación porque luego podemos tener problemas, y es algo que tienen que gestionar ellos», sostiene Igor Etxaniz, alcalde de Artea. Según añade el regidor, en el presupuesto del último ejercicio ya se ha recogido una partida para tal fin, pero reitera que «tienen que saber qué hacer». Etxaniz admite que es una problemática de muchos años. «Esto lleva así toda la vida, hace muchos años se vertía mucha porquería a en esa zona, y encima URA tampoco ha hecho un mantenimiento», avisa.

Mientras tanto, Begoña y Luis esperan una solución angustiados ante los partes meteorológicos. «Esto es un sinvivir, porque no tenemos ni un acceso más a casa. El año pasado, por ejemplo, nos quedamos fuera y nos tuvo que meter en casa la Cruz Roja», recuerda.