Arrigorriaga renovará después de dos décadas las butacas de Lonbo Aretoa

Arrigorriaga renovará después de dos décadas las butacas de Lonbo Aretoa

El Ayuntamiento espera que el cambio de los 228 asientos, que costará unos 58.000 euros, esté listo para el inicio de la temporada en otoño

CRISTINA RAPOSOARRIGORRIAGA.

Aprovechando el periodo estival, el Ayuntamiento de Arrigorriaga ha sacado a licitación, por 58.000 euros, la instalación de nuevas butacas en el Lonbo Aretoa. Aunque dicho proceso se mantendrá abierto hasta finales de octubre, fecha en la que arranca el programa del teatro, desde la institución local esperan que las labores de reforma comiencen en septiembre. «Son fechas que coinciden con muchas de las fiestas patronales de municipios colindantes, por eso las actividades no comenzarán hasta el próximo otoño. Además, de este modo también tenemos un margen más amplio de maniobra», apunta Iratxe Rubio, concejala de Cultura y Juventud.

Este equipamiento del teatro llevaba dos décadas sin ser renovado. Por ese motivo, desde la Administración local han actuado «de urgencia» porque la instalación presentaba una serie de deficiencias que «hay que subsanar cuanto antes», subraya. «No solamente está deteriorada la tela exterior, también lo está el material interior. Debido a ello, en esta última temporada las butacas no han dejado de generar polvo», explica la edil. Con el fin de ofrecer una mayor comodidad a los usuarios del citado espacio cultural, las nuevas serán más ergonómicas.

Actualmente, el teatro cuenta con un total de 228 localidades, estando una de ellas reservada para las personas con movilidad reducida. «Se van a mantener las mismas plazas que hasta ahora, pero estamos contemplado la posibilidad de añadir un asiento más para las personas que tengan problemas de movilidad», destaca. Los nuevos asientos se ubicarán en el mismo espacio que los antiguos para mantener el diseño de la infraestructura. También se producirá un cambio en la numeración de las mismas para mejorar la funcionalidad. De esta manera, las butacas irán ordenadas desde los extremos hacia el centro, justo al contrario que hasta ahora.