Diecisiete vidas recogidas en un cuaderno

Aurora revisa el trabajo hecho por los alumnos que han elaborado su biografía. / A. G.
Aurora revisa el trabajo hecho por los alumnos que han elaborado su biografía. / A. G.

Escolares de Sestao redactan biografías de los mayores de la Residencia Albiz dentro de un programa para fomentar las relaciones intergeneracionales

AZAHARA GARCÍA SESTAO.

Aurora Blázquez tiene 80 años y vive en la residencia Albiz de Sestao. Antes de establecerse aquí, viajó por todo el mundo y residió 32 años en Inglaterra, de donde guarda muy buenos recuerdos. Añoranzas que ha compartido con un grupo de alumnos de tercero de la ESO del instituto Saturnino de la Peña. Los chavales han plasmado en un libro su vida. No ha sido la única. En total, tres clases del centro educativo se han implicado en crear estos 'Libros de Vida' para 17 residentes que les han contado sus recorridos vitales. La iniciativa forma parte de un programa impulsado por la Fundación Integrando y el Ayuntamiento de Sestao.

«Se han quedado impresionados porque mi vida es muy excitante» reconoce esta aventurera ante Ander Ramírez, Maialen Fernández, Oltaz Gutiérrez y Maitena Díaz, autores de su biografía. Los jóvenes alumnos no pueden más que quedarse impresionados antes el fuerte carácter de esta mujer que «con apenas 30 años, 4 hijos y en aquella época, se separó de su marido y siguió adelante con sus viajes».

Alejo Urabain también ha participado y se muestra encantado con los resultados. «Estoy muy orgulloso al ver lo que han escrito sobre mi vida porque la juventud tiene que aprender de nosotros igual que nosotros aprendimos de nuestros mayores», afirma.

Camionero durante 52 años, en muchas ocasiones tuvo que hacer sus viajes escoltado por la Guardia Civil porque llevaba en el tráiler «bombas anticarro y proyectiles de 9 milímetros parabelum para las fuerzas de seguridad del Estado». Ainhoa Seco y Onintze Martínez han sido las encargadas de poner negro sobre blanco sus anécdotas. La lección que han aprendido de su experiencia, según sus palabras, es que «solo hay que arrepentirse de las cosas que no se han hecho en esta vida».

Gran éxito

Todo indica que el objetivo de esta iniciativa, trabajar la empatía y lograr que las personas de diferentes generaciones sean capaces de ponerse en la piel del otro, se ha logrado una vez más. Es la tercera vez que la Fundación Integrando lleva a cabo este programa que, según confesó una de sus integrantes, Carmen Fernández, «no teníamos pensado repetir, pero desde el instituto nos dijeron que era una de las actividades mejor valoradas por el alumnado y un día que pasamos por el centro vimos que los chavales nos preguntaban por él», desvela. Visto lo visto, no será el último año.

Temas

Sestao, Eso
 

Fotos

Vídeos