La juventud vizcaína también se alza contra el cambio climático

Algunos de los jovenes que se han concentrado en Bilbao./IGNACIO PÉREZ
Algunos de los jovenes que se han concentrado en Bilbao. / IGNACIO PÉREZ

Más de 300 personas procedentes de todos los puntos de la provincia se concentran en Bilbao para exigir medidas inmediatas que garanticen el futuro del planeta

JOSÉ DOMÍNGUEZ

En Bizkaia también preocupa y mucho el cambio climático. Especialmente entre una juventud que no ve nada claro el planeta que le quedará en el futuro a esta y a próximas generaciones y que no quiere esperar a hacerse mayor para intentar arreglarlo. Por eso este viernes por la tarde 300 personas acudieron a la llamada del movimiento mundial Fridays For Future y se concentraron frente al Ayuntamiento de Bilbao para exigir a todos los gobernantes que, ante la cumbre que empieza el lunes, empiecen a tomar medidas «efectivas ya porque no hay tiempo que perder».

«Aunque aseguran haber comprendido la situación y declarado la emergencia, solo hablan y hacen estudios sobre el papel, pero no se dan los pasos realmente necesarios«, protesta Elisa Ferraz, llegada desde Indautxu, que pide que en Bizkaia y en el País Vasco también se haga oír bien alta la necesidad de luchar contra el cambio climático. «Porque el PNV no es un ejemplo de conciencia medioambiental precisamente con tanta Supersur e incineradoras».

Nagore Quintano, llegada desde Santutxu, también cree que se habla de este problema con la boca pequeña. «No se le da la importancia necesaria y todos se enredan en sus cosas de políticos, como ahora con las elecciones, para no afrontar cuestiones realmente urgentes como esta", protesta.

June Taboada y Mikel Herce, de Otxakoaga y Santutxu respectivamente, insisten en que no hay planeta b y que no se puede esperar para salvar pulmones verdes para todo el mundo como el Amazonas más tiempo. «Los gobernantes en el fondo creen que ellos no van a ver los efectos del cambio climático pero es que ha los tenemos aquí y tenemos que hacer todo lo posible para dejar un mundo sano a las próximas generaciones".

Así lo cree Daisy Morante, de Otxarkoaga, que recuerda un rifi rafe reciente en las redes sociales entre partidarios y detractores de la lucha contra el cambio climático. «Nos llaman histéricas porque dicen que el mundo está bien pero de eso nada, que hay muchos estudios que alertan del riesgo que corremos de cargarnos el platea, así que cuanto antes actuemos mejor". "Mi madre me dice que para qué vamos a manifestarnos y yo le digo que por qué es necesario, porque entre todos tenemos que salvar nuestro planeta", aseguraba Leire Muñoz de Deusto.

En la concentración los jóvenes han alzado sus mensajes a los gobernantes. Todos muy claros y directos. “Ni un paso atrás”, "Hay más plástico que sentido común”, “ganadería : cambio climático”, “Our house is on fire”, “No es un cambio, es una crisis”, o “Sal de tu ¼, el ½ te necesita” han sido algunos de ellos. Los organizadores han leído un manifiesto en el que recuerdan que en la última movilización similar del pasado mayo “fuimos 1,4 millones de jóvenes los que nos alzamos en exigencia de soluciones al cambio climático”. “Estamos en un momento histórico y cada uno de nosotros podemos hacer muchas cosas para ayudar, pero todo será insuficiente sin una acción directa de los gobiernos, que son los que realmente pueden conseguir que se reduzcan las emisiones”, han remarcado. Y así lo confirmaban en primera línea del acto Olaia Goienetxea, Zuzene Barbero, Aizpea Soleta, Garazi Agirrezabalaga y Markel Cortés. Estos jóvenes de 16 años no han dudado en venir desde Durango para poner su grano de arena. Y subrayan que ellos predican con el ejemplo. “No hay que usar tanto plástico, yo antes lo hacía, pero ya hemos comprado bolsas de tela reutilizables y son muy cómodas”, ha apuntado Garazi. “Y hay que reciclar más en casa, yo lo hago”, han añadido Markel mientras mostraba la reivindicación de su cartel: “Los océanos se alzan, nosotros también”.