El 'seven' masculino español estará en Río

Feijoo golpea la pelota en un amistoso. /
Feijoo golpea la pelota en un amistoso.

Los Leones se clasificaron gracias a una jugada final

COLPISA

Lloró Pablo Feijoo al acabar la final del torneo preolímpico de rugby en Mónaco. Él, el capitán, podrá retirarse en unos Juegos Olímpicos gracias a que España triunfó por la última plaza del deporte que sólo se jugará en Brasil en la modalidad de siete jugadores en el campo.

Ganó España a Samoa 22-19 en un final repleto de nervios y voluntad que acabó con el punto a favor de los españoles, que inicaron a cuatro segundos del final con posesión. Fue una increíble resolución porque después de ganar al comienzo 12-0 se dejaron remontar hasta en el 12-14 al acabar el segundo de los cuatro tiempos del partido. Pero los europeos no se rindieron y lograron una plaza soñada.

«Son 15 años y ahora tienen que venir jóvenes a retirarnos», explicó Feijoo sobre una regeneración que puede ser posible con la popularidad que dan los Juegos Olímpicos. Después de la victoria, el donostiarra se enjugó las lágrimas -como varios del grupo- y disfrutó de una clasificación que únicamente por la presencia en Brasil ya es un éxito.

Sudáfrica, Fiyi, Nueva Zelanda, Reino Unido, Australia, Estados Unidos, Argentina, Francia, Kenia, Japón y Brasil también están clasificadas para la cita olímpica.