El Gobierno vasco analizará si existe demanda para construir viviendas protegidas en Busturia

Terrenos de Presape que el Ayuntamiento de Busturia cedió en 2003 al Gobierno vasco. / MAIKA SALGUERO
Terrenos de Presape que el Ayuntamiento de Busturia cedió en 2003 al Gobierno vasco. / MAIKA SALGUERO

Con intención de retomar el plan de Presape, único terreno disponible en la zona para este fin, donde se proyectaban ejecutar 72 pisos en 2005

MAIKA SALGUERO BUSTURIA.

El Gobierno vasco comprobará si existe demanda de vivienda protegida en Busturia para retomar el proyecto de Presape, zona en la que se contemplaba la construcción de 72 pisos de VPO. El Ejecutivo autónomo paralizó esta unidad hace cuatro años por la ausencia de demandantes y por la inviabilidad económica del proyecto, cuya ejeución estaba prevista en 2005. «Le hemos pedido que actualice esta información y si los datos confirman esta necesidad y hay disponibilidad presupuestaria pueden edificarlos para compra o alquiler, ya que este terreno cedido por el Consistorio al Ejecutivo autónomo es el único que se dispone para este fin en toda la comarca», explicó el alcalde de la localidad, Aitor Aretxaga.

La parcela situada en el barrio San Cristóbal, junto al río Mape, no es del agrado de grupos ecologistas . Zain Dezagun Urdaibai ha reclamado en numerosas ocasiones otra ubicación «por tratarse de terrenos inundables. Además un informe de la Agencia Vasca del Agua, URA, así lo constata, por lo que sería inviable su construcción», advierten desde el colectivo. El primer edil busturitarra reconoció que URA condiciona la edificación de las casas a la modificación del plan. «Puede llevarse a cabo si se habilitan sobre una plataforma elevada, para que a 500 años vista la mancha de inundabilidad no alcance las casas. De hecho, los cinco bloques que se elevarán en una explanada situada junto a la carretera que discurre a Paresi y lejana al río Mape, están incluidos en el Plan General de Ordenación Urbana(PGOU)», detalló el primer edil busturitarra.

Aretxaga admitió que la ubicación de las futuras viviendas «no es la más idónea pero resulta más perjudicial empezar nuevamente con otro proyecto en otro emplazamiento con la inversión que ha supuesto hasta ahora. Sería echar a la basura 90.000 euros», manifestó. La unidad de Presape condiciona también la construcción de una futura rotonda en el cruce de San Cristóbal. «Un plan urbanístico no es hermético, se puede modificar, según las necesidades», apuntó.

Menos pisos

Este proyecto, que ha generado grandes expectativas en la población, ha estado en la agenda de todas las corporaciones de Busturia desde 2000. Inicialmente se contemplaban 90 casas, que luego se redujeron a 72. El plan impulsado por Javier Madrazo cuando era consejero de Vivienda ha sufrido un sinfín de avatares desde que en 2003 el antiguo parlamentario de Ezker Batua-Berdeak firmara con el Ayuntamiento de Busturia un convenio de colaboración en el que se comprometía a construir las casas de Presape a finales de 2005. Nada más lejos de la realidad.

La demora más importante se debió al litigio que mantuvo el Consistorio de Busturia con el de Murueta sobre la titularidad de unos terrenos, así como por la entrada en vigor de la nueva Ley del Suelo y la ejecución de un estudio de inundabilidad de la zona. El plan también sufrió un contratiempo en diciembre de 2013 cuando la Agencia Vasca del Agua (URA) realizó una nueva revisión del plan integral de prevención de inundaciones que constató que Presape forma parte de «la mancha de inundabilidad y, por tanto, quedaba invalidada gran parte de la actuación proyectada», justificaron desde el ente autónomo. El último revés fue su paralización por la ausencia de demandantes y por su inviabilidad económica. Ahora, con la nueva modificación, se abre una nueva puerta para las VPO.