Garellano acogerá el rascacielos residencial más alto de Euskadi, de 119 metros

Simon Smithson (Rogers, Stirk, Harbour & Partners) y Juan María Aburto muestran el diseño de la futura torre. /Luis Ángel Gómez
Simon Smithson (Rogers, Stirk, Harbour & Partners) y Juan María Aburto muestran el diseño de la futura torre. / Luis Ángel Gómez

La torre, diseñada por Richard Rogers y que albergará 198 viviendas, culminará el Master Plan de esta zona de Bilbao

EVA MOLANO

El techo de Euskadi tomará forma en Bilbao a partir de finales de 2019. Bilbao acogerá en Garellano el edificio residencial más alto de la comunidad autónoma, que contará con 119 metros de altura, 36 plantas, (baja y 35) y un máximo de 198 viviendas, 235 plazas de aparcamiento en cinco sótanos subterráneos y una amplia zona de galería comercial y de oficinas que ocupará el bajo y otras dos alturas. Hasta que se construya, el techo de Euskadi será la torre cuatro de Garellano, ahora en obras, que tendrá 33 plantas, 3 menos. Bilbao Ría 2000 espera reducir su deuda con la venta de esta parcela y la de RES AL-7 en UrbanGalindo, en Barakaldo. Ambas saldrán mañana a la venta. La primera, que actualmente ocupa la estación provisional de autobuses, se venderá a partir de los 30 millones y la segunda, a partir de los 9. Allí se podrán levantar 149 viviendas en siete alturas.

El rascacielos bilbaíno tendrá una planta triangular, cuatro fachadas y una gran plaza a sus pies. Sus fachadas estarán jalonadas por miradores. «Serán los mejores pisos de Bilbao», aseguró el socio responsable del proyecto de Rogers, Stirk, Harbour & Partners, Simon Smithson. El objetivo de su proyecto de edificio, que podrá ser asumido o no por la promotora que gane el concurso de construcción de la torre, es hacer «viviendas de calidad y muy sencillas de planta, porque la sencillez da más posibilidades de distribución interna de la vivienda», ha precisado.

La intención de Bilbao Ría 2000 es que Rogers, autor del centro Pompidou de París y premio Pritzker de arquitectura 2007, deje su sello en la quinta y última torre que rematará esta manzana residencial. Su estudio ganó en 2009 el concurso abierto para sentar las bases de la operación de Garellano. Ría 2000 llegó a un compromiso con él para que dejara además su firma en algún edificio emblemático, al igual que han hecho otros profesionales como César Pelli con la Torre Iberdrola. Los licitantes deben tener esto muy en cuenta, ya que si no quieren contar con Rogers para llevar adelante el proyecto constructivo del rascacielos, valorado en 2 millones, tendrían que abonarle 300.000 euros y otros tantos a la sociedad pública. Si el concurso quedara desierto, Rogers se conformaría con los 250.000 del estudio previo que ya realizó para el solar.

La parcela en la que se construirá el edificio, la P08 del ámbito de Garellano, tiene una superficie de 2.247 metros cuadrados y será colindante con la futura estación soterrada de autobuses Termibus. La urbanización incluye un parque urbano con una superficie de 5.700 metros cuadrados. Se prevé que pueda ser entregada al promotor antes de octubre de 2019.

La sociedad pública de rehabilitación urbanística, formada por los gobiernos central y vasco, el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación, entre otros agentes, asegura que las parcelas están teniendo una buena salida en el mercado. La penúltima de Garellano, que albergará 156 viviendas libres en una torre de 33 alturas, se adjudicó por 31,4 millones. Todas están vendidas, un aliciente para una sociedad que, sin encargos a la vista, busca aliviar su deuda con los bancos, de 57,8 millones. En la localidad fabril está el grueso del patrimonio de Ría 2000: otros seis solares.

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha señalado que este será un proyecto «emblemático» de la ciudad, diseñado por el equipo liderado por Richard Rogers, arquitecto británico ganador del premio Pritzker en 2007, y que rematará el espacio de Garellano que, junto a Basurto-San Mamés, se ha convertido en un «nuevo espacio neurálgico» de la capital vizcaína. «El gabinete de arquitectura Rogers, Stirk, Harbour & Partners aportará infraestructura de vanguardia y prestigio», ha agregado.

Aburto se ha referido a Garellano como unas de las «puntas de lanza» de futuros proyectos de desarrollo para la ciudad, como Zorrotzaurre u Olabeaga, y ha destacado la labor de Bilbao Ría 2000 como entidad comprometida con el «diseño urbano y desarrollo» de la ciudad. Igualmente, ha afirmado que con la venta de esta parcela y de otra ubicada en Barakaldo se va a reducir la deuda actual de 57,8 millones de Bilbao Ría 2000 hasta los 20. La construcción de este edificio culminará la intervención urbanística de Bilbao Ría 2000 en el ámbito de Garellano, en el que a la conclusión de esta última parcela se habrán edificado 612 viviendas protegidas y 440 libres, repartidas en ocho parcelas. En total, Garellano contará con 1050 pisos.

 

Fotos

Vídeos