Prevén nuevos usos para el elevador de Begoña cuando salga del «limbo jurídico»

Ascensor de Begoña./
Ascensor de Begoña.

El Ejecutivo «está esperando la admisión» de los recursos que ha presentado ante el Supremo

T. A.

El ascensor de Begoña lleva dos años sin funcionar y nadie sabe cuándo arrancará de nuevo. El concejal de Circulación y Transportes, Alfonso Gil, lo situó ayer en «un limbo jurídico» tras las dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que culpan del cierre al Gobierno vasco, por no atajar las pérdidas de la concesionaria. El Ejecutivo «está esperando la admisión» de los recursos que ha presentado ante el Supremo.

El responsable jurídico del departamento, Pablo González, explicó que si se admiten a trámite quedan «cinco o seis años» de litigio. Y si se rechazan, lo que ve «probable porque se han endurecido las condiciones de casación», el Gobierno deberá iniciar otra vez el procedimiento para rescatar la concesión. El Ayuntamiento mantiene su intención de asumir la gestión al final del proceso, «libre de cargas y en condiciones de seguridad y gratuidad», e incluso contempla dar nuevos usos al edificio de Fontán, que «no puede ser un ascensor más» dado su interés arquitectónico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos