Así se preparan los antidisturbios de la Policía Municipal durante las noches en Aste Nagusia

Con un aumento notable de agentes, las fuerzas de seguridad se enfrentan cada jornada a diferentes situaciones durante la Semana Grande

Luis Calabor
LUIS CALABOR

La seguridad preocupa y los efectivos de seguridad se hacen notar. Durante esta Aste Nagusia, se pueden ver un 20% más de agentes en la calle si se compara con el año pasado. Pero esta cifra es incluso más sorprendente con respecto a la de 2017: la presencia de los antidistubios ha aumentado un 90%, en gran parte por la entrada de 110 policías locales nuevos que están viviendo su 'prueba de fuego' con sus primeras fiestas como efectivos.

Y es que aunque los responsables municipales rechazan dar una cifra total de agentes para no dar pistas a posibles ladrones, sí son conscientes de que una de las mayores preocupaciones de las personas es la seguridad, sobre todo, en estos días donde la multitud se acumula en sitios muy concretos del recinto de las fiestas. Aunque no han faltado las críticas, como la de los comparseros, por una «excesiva presencia» policial con una conducta «arrogante», en vez de «tener una actitud que case con las fiestas, tranquila y alegre».

Aunque la verdad es que desde el txupinazo, los agentes han tenido unas jornadas de movimiento notable. Sólo en el primer día hubo ocho detenidos, 10 denuncias por robo con violencia y 78 por hurto. Es por lo que cada noche, los antidisturbios se preparan para cualquier altercado. Cubren su cuerpo y su cabeza por seguridad ante posibles tumultos y agresiones y están listos para intervenir allí donde se les requiera.