Un médico alerta en los cursos de la UPV de los efectos nocivos del uso de teléfonos móviles

G. MANSOBILBAO.

Los campos electromagnéticos a los que se exponen las personas aumentan cada día. Ya hay indicios que relacionan el uso del teléfono móvil con cambios en la fisiología cerebral, desregulación del sistema metabólico, problemas cognitivos, variaciones en la densidad de la sangre y problemas de conducta e hiperactividad en niños y adolescentes. Así lo explicó ayer el ingeniero de Telecomunicaciones y médico Ceferino Maestu en los cursos de verano de la UPV/EHU.

El experto detalló que los sistemas de medición de radiación no miden los picos de energía que son los que realmente afectan al ser humano. También reclamó unas normativas municipales que regulen las radiaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos