Un grupo de padres denuncia el aumento de robos a menores en el centro de Bilbao

Vista de la Plaza de Indautxu/Bernardo Corral
Vista de la Plaza de Indautxu / Bernardo Corral

Aseguran que los autores, «también jóvenes», buscan principalmente ropa, móviles y dinero, y no dudan en «amenazar» y «golpear» a las víctimas

JOSÉ DOMÍNGUEZ

«El sábado, a mi hijo le dejaron en camisa en el parque con el frío que hacía. Le robaron la chamarra y la sudadera. Los cobardes iban con dos perros y los arengaban para atacar si no les daba lo que pedían. Suerte que no le pasó nada grave», explica uno de los padres que han comenzado a recoger apoyos de afectados en un grupo de Facebook. Llevan varios meses preocupados por la inseguridad que soportan sus hijos, víctimas de hurtos y robos en el centro de Bilbao, sobre todo en la Plaza Indautxu y su entorno. Casos que han colmado su paciencia. Se han unido para denunciar el aumento de la delincuencia y exigir a las instituciones que aumenten la vigilancia policial en la zona. Y no dudan en anunciar «patrullas» urbanas si no se toman medidas, además de organizar otras acciones de protesta como concentraciones.

El impulsor de la iniciativa no era consciente de la dimensión real del problema hasta que el domingo decidió colgar lo sucedido a su hijo. «Otros padres empezaron a hacer comentarios reconociendo que a los suyos les había pasado algo parecido», lamenta. Entre ellos algún caso muy similar, pero con violencia incluida, como el de un adolescente de 15 años al que le han tenido que «dar cuatro puntos» de sutura en la nariz por una agresión. «Además de la denuncia que presenté yo en la Ertzaintza, he localizado ya al menos a otros cinco que han hecho lo mismo y a decenas de personas que reconocen no haberse atrevido a dar ese paso por miedo a represalias», asegura. Desde adolescentes que intentan ocultarlo, a progenitores «que no quieren problemas, porque a los autores de estos hurtos y robos los vemos a diario en la plaza». Son también jóvenes «que amenazan, y no dudan en golpear, a chicos entre 12 y 16 años para que les entreguen la ropa, los móviles y el dinero».

Más vigilancia policial

Las madres y padres que se han empezado a movilizar exigen a las instituciones que intervengan sin demora «porque todos sabemos quiénes son los matones y su forma de actuar». Y piden una patrulla policial «permanente» en la Plaza Indautxu.

Desde el Ayuntamiento puntualizan que desde hace tres semanas la Policía Municipal «ya ha aumentado la vigilancia con agentes uniformados y también de paisano». Sin embargo, las mismas fuentes insisten en que durante este tiempo no han tenido constancia de robos: «Sólo contabilizamos siete en todo el año». Por eso animaron a los vecinos a denunciar cualquier acto delictivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos