«Los jóvenes desconocen cuál fue el proceso de recuperación del euskera»

Delegación colombiana con representantes de Berbaro. / E. C.
Delegación colombiana con representantes de Berbaro. / E. C.

La delegación de la ciudad colombiana de Toribío que visita Durango para aprender estrategias de revitalización lingüística así lo ha constatado

MANUELA DÍAZ DURANGO.

En la ciudad de Toribío, en Colombia, el idioma nasa yuwe lucha contra el olvido. Pese a que el 97,8% de la población es indígena nasa, solo el 30% habla hoy esta lengua y el 17% apenas lo entiende. Un panorama habitual en América del Sur, que cuenta con 420 lenguas amenazadas que las hablan entre 8,5 y 11 millones, según los datos recopilados en el Atlas de la Unesco de las Lenguas del Mundo en Peligro. Y es esta batalla lingüística, superada con éxito en Euskadi, lo que une Toribío con Durango.

Desde hace cinco años, la localidad vizcaína y Garabide cuentan con un conveniopara la formación y capacitación de los profesores indígenas nasa yuwe. Este año se destinaron 16.000 euros que permiten realizar intercambios de docentes para aprender nuevas estrategias de revitalización lingüística. Junto a dos educadores, Diego Yatacué y Adolfo Bxtnus, que realizan durante todo el mes un curso intensivo, han viajado esta semana hasta Durango la alcaldesa de Toribío, Leidy Paví, y la directora de educación de la localidad, Saray Vitonás.

Llevan una semana de infarto. Junto a Andoni Barreña, responsable de Garabide, han visitado las ikastolas, AEK, Anboto, han sido recibidas por la alcaldesa Aitziber Irigoras, y el jueves visitaron la sede de la asociación en defensa del euskera Berbaro. «Está resultando una experiencia muy enriquecedora y un referente de lo que seremos nosotros en 50 años», apuntó Leidy Paví. La paz en Toribío, que durante décadas ha estado azotada por las FARC y el narcotráfico, han obligado a aparcar la cultura y la recuperación de su idioma en pro de la seguridad. Cuando en 2012 comienza el diálogo entre los guerrilleros y el Gobierno, Toribío -con alrededor de 35.000 habitantes- fija en sus prioridades la recuperación de la lengua. «El pueblo había perdido el idioma y los pocos que lo hablaban, lo hacían en casa, no en la calle, no se interactuaba con nuestra lengua», reconoció la mandataria nasa.

«Revolución desde la cuna»

Fue entonces cuando comenzó el intercambio formativo con Garabide. Se crearon pequeñas guarderías para niños de 3 a 6 años que eran educados en nasa yuwe. Empezaron con seis y hoy son 120 menores. También están trabajando en la alfabetización adulta. En su primera visita a Durango, la alcaldesa Leidy Paví reconocía haberla impresionado la metodología para enseñar en euskera y la organización a la hora de generar esos métodos y distribuir la enseñanza. «Se ha logrado la revolución de la lengua desde la cuna», explicaba.

Sin embargo, a lo largo de los 50 años que Euskadi lleva trabajando por su autonomía lingüística, existe una asignatura pendiente. Según Paví, no se ha dado la importancia que se merece a la transmisión del proceso histórico de recuperación de la lengua. «Nuestros abuelos nos han grabado a fuego toda la gente que ha muerto defendiendo nuestra cultura y nuestra lengua, pero me he dado cuenta que aquí los jóvenes desconocen cuál fue el proceso de recuperación del euskera, cómo fueron sus inicios y la lucha de sus padres y abuelos, y eso es muy importante», explicó la dirigente.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos