Eneko Atxa, primer vizcaíno con dos estrellas Michelin

El cocinero del restaurante Azurmendi de Larrabetzu hace historia y dedica la distinción «a mi familia y a mi equipo»

KOLDO DOMÍNGUEZ
Eneko Atxa, primer vizcaíno con dos estrellas Michelin

Ya lo advertía el pasado mes de octubre el 'New York Times' en su suplemento de viajes: «Vizcaya está ganando peso e importancia en la gastronomía mundial de la mano de un puñado de jóvenes y emergentes chefs». Y ayer Eneko Atxa, responsable del Azurmendi de Larrabetzu confirmó esa idea al convertirse en el primer cocinero de este territorio en lograr dos estrellas Michelin. «Es un acontecimiento muy importante para mí y para mi equipo», acertó a decir el galardonado nada más recibir la noticia en el hotel María Cristina de San Sebastián, lugar elegido por la empresa francesa para presentar la edición 2011 de su famosa guía, y la primera vez que se hace en Euskadi.

Los rumores ya apuntaban a que Atxa iba a ganar una segunda estrella (la primera la consiguió en 2008), gracias a su continuo trabajo en innovación inspirado en un credo básico: «que la comida sepa a lo que tiene que saber». Él, en cambio, prefirió «aislarse y seguir centrado» en su restaurante. «No quería saber nada de ese tema», aseguraba ayer mientras recibía los abrazos y felicitaciones de varios compañeros (Dani García, Joan Roca y Quique Dacosta) e incluso del propio lehendakari López, presente en la gala.

Atxa celebrará este nuevo hito en su carrera con «una excelente comida» rodeado de las personas más importantes de su vida: «mis dos familias: la mía y mi equipo del restaurante», comentó el joven chef, que este año ha sido padre. «Pero nada cambia. Aquí de lo que se trata es de convencer a los clientes cada día», advirtió. La ceremonia de ayer no acarreó ninguna otra novedad, ni buena ni mala, para la gastronomía vizcaína, y los cinco establecimientos que ya tenían una estrella Michelin la seguirán luciendo en 2011: Andra Mari, Etxanobe, Boroa, Zortziko y Etxebarri.

Otra estrella en Vitoria

Otro de los afortunados de la noche fue el vitoriano José Ramón Berriozabal, firma del restaurante y maestro de cocineros alaveses. A Berriozabal la noticia le llegó al salir de una reunión por boca de sus trabajadores. «La plantilla vino corriendo y gritando: 'Nos han dado una estrella, nos han dado una estrella'», detallaba a este periódico todavía emocionado por el galardón.

Propuestas como sus 'Verduras en tempura con cangrejo sobre ajoblanco de pistachos' o 'Pichón asado con lasagna de piña-café y caramelo de sidra' han seducido al jurado de la guía francesa. Él se lo tomó ayer con inusitado sosiego. «Quiero pensar que es el reconocimiento a una trayectoria, no algo puntual, pero sí es genial», aseveró. «Me lo tomó con alegría, aunque sin ninguna vanidad». Sabedor de que la repercusión de su establecimiento, situado en la calle Portal de Castilla, crecerá en los próximos meses, Berriozabal tuvo un gesto hacia su equipo. «Ya se lo he dicho a ellos y ahora lo hago de forma pública. Sin mi plantilla y su esfuerzo diario, este premio hubiera sido imposible».

El balance final mantiene la hegemonía catalana en los fogones, con cuatro restaurantes de tres estrellas (elBulli, Can Fabes, Sant Pou y el Celler de Can Roca), frente a los tres vascos (Arzak, Akelarre y el Lasarte de Martin Berasategui).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos