¿Qué hago si me roban el móvil?

La sustracción de smartphones es uno de los delitos más denunciados/Web
La sustracción de smartphones es uno de los delitos más denunciados / Web

Hay distintas opciones para localizar el dispositivo, según sea un iPhone o un smartphone con Android

SARA BORONDO

Una de las grandes revoluciones de esta década ha sido la incorporación del móvil a nuestras vidas. Según la encuesta de Deloitte 2018 Global Mobile Consumer Survey, los estadounidenses miran la pantalla del smartphone 52 veces cada día, y algunas encuestas apuntan que esta cifra puede ser hasta tres veces más alta. Por eso perder el móvil o que nos lo roben causa un gran trastorno ya no solo por las llamadas que se puedan realizar con cargo a la cuenta de su legítimo propietario, sino porque en él puede estar el correo personal, los contactos, las fotos familiares o los datos de las tarjetas de crédito. Por eso no está de más saber cómo podemos prevenir la pérdida o robo de los smartphones y qué podemos hacer en caso de que esto suceda.

¿Qué se puede hacer de forma preventiva?

Nadie quiere pensar siquiera en la posibilidad de perder el móvil o que se lo roben, pero seguir unos sencillos pasos para prevenir puede evitar luego bastantes lamentaciones:

- Conservar la factura del terminal. Sirve para la garantía, pero también para demostrar quién es el dueño del teléfono.

- Guardar el IMEI en un sitio en el que no se pierda. Es un identificador de 14 o 15 caracteres único para cada smartphone que viene indicado en la caja al comprarlo. Si no lo guardamos en su momento, también se puede saber si en el teclado del teléfono marcamos *#06#

Cuando aparezca en pantalla la información, lo mejor es hacer un pantallazo y enviárselo a uno mismo por correo.

- Si el smartphone es iPhone, una gran ayuda es activar la opción Buscar mi iPhone que se encuentra en ajustes>[nombre del usuario]>iCloud. Además, con esto, si hay Apple Watch y AirPods enlazados con el teléfono, se configuran automáticamente.

- Si el smartphone es Android hay que activar 'Encontrar mi dispositivo' desde el menu Ajustes, entrando en 'Seguridad y ubicación' y ahí en 'Encontrar mi dispositivo'. Esta opción sería muy útil en caso de pérdida o robo.

- Tener la pantalla bloqueada siempre que no se use el teléfono y protegida por contraseña, patrón de bloqueo o lector de huellas. Procurar que nadie vea la contraseña o el patrón cuando se desbloquee el dispositivo.

- La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) incluye entre sus recomendaciones instalar una app antirrobo. Las «oficiales» son Buscar mi iPhone en los teléfonos de Apple y «Encontrar mi dispositivo» para teléfonos con Android, pero hay otras apps como Cerberus (solo en Android) o Prey Anti Robos (iOS y Android) que pueden hasta activar las cámaras del móvil para hacer una foto de quien tiene el teléfono.

- Vincular el teléfono con una cuenta de Google o Apple y hacer copias de seguridad y sincronizar y subir los datos que más nos importen -como las fotos y vídeos realizados con el dispositivo- a Drive de Google o iCloud de Apple. También es aconsejable descargar con frecuencia las fotos y vídeos al ordenador, así no se perderían en caso de pérdida o robo.

- No dejar a la vista el terminal, ni siquiera en la mesa mientras comemos o tomamos algo en una terraza.

- No llevarlo en bolsillos que sean fácilmente accesibles como el del abrigo o el trasero del pantalón.

- Acostumbrarse a revisar antes de irnos de algún sitio que llevamos el teléfono y no lo dejamos olvidado. Esto sirve tanto al irse de un restaurante como al bajarse de un taxi o del metro si hemos estado sentados.

Primeros pasos tras el robo

Si, pese a haber sido precavido y tomar esas medidas los enemigos de lo ajeno logran hacerse con nuestro móvil, conviene actuar con rapidez para que no puedan utilizarlo. Lo primero es asegurarse bien de que no hemos extraviado el terminal en casa, el trabajo o el coche. Hay que repasar el itinerario realizado las horas previas a darse cuenta de la falta del teléfono. Tanto Android como iOS permiten saber dónde está el terminal. En el caso de Android, si está unido a una cuenta de Google se puede localizar en la web https://www.google.com/android/find o desde otro teléfono o tablet con la app 'Encontrar mi dispositivo' de Google.

Quien tenga un teléfono de Apple y hubiese activado 'Buscar mi iPhone' puede encontrarlo iniciando sesión en iCloud.com o con la aplicación 'Buscar mi iPhone'. Si no estaba activada esta opción, hay que cambiar la contraseña del ID de Apple para impedir que nadie pueda acceder a los datos de iCloud o los del terminal. Se puede activar el modo Perdido, lo que mostrará un mensaje personalizado en pantalla y desactivará las tarjetas bancarias configuradas para el pago en tiendas mediante el teléfono Apple Pay. Las instrucciones están en la propia página de Apple https://support.apple.com/es-es/HT205362.

Tanto en Android como en iPhone se puede activar un sonido insistente en el teléfono durante unos minutos, por si estuviera cerca, y también se puede bloquear el dispositivo e, incluso, borrar su contenido.

Igualmente, consulta la póliza del seguro de hogar, ya que algunos cubren esta circunstancia incluso si el robo ha ocurrido fuera del domicilio. Suelen diferenciar entre robo (la sustracción se ha producido con violencia o intimidación) y hurto (sin violencia ni intimidación). La mayoría cubre la primera opción.

Es importante denunciar ante las fuerzas de seguridad pertinentes (Ertzaintza, Policía Nacional, Guardia Civil o Mossos d'Esquadra), tanto porque así podrás recuperar el terminal si lo recuperan como para reclamar ante la aseguradora. Este trámite se puede realizar presencialmente en la comisaría o por internet. Es necesario aportar la factura de compra (si se compró a una operadora algunas dan la opción de pedir duplicado de la factura) y la mayor cantidad de información sobre el teléfono: marca, modelo, funda, algún golpe… cualquier característica que sea distintiva, así como el IMEI.

Sin pérdida de tiempo, hay que avisar a la operadora del robo y dar de baja el IMEI y la tarjeta SIM y pedir un duplicado de esta. También se recomienda cambiar las contraseñas de todas las páginas y aplicaciones que hubiera en el móvil: correo electrónico, streaming de video…

Si alguien utiliza un terminal robado o hurtado, la Ley de Servicios de Pago protege a su legítimo propietario, recuerda la OCU. Esto supone que el propietario de la tarjeta de crédito cuyos datos estén en el móvil debe asumir las operaciones de pago no autorizadas hasta un máximo de 150 euros. Una vez esté notificada la sustracción del móvil ya no hay que asumir ninguna cantidad.

 

Fotos

Vídeos