MWC de Barcelona

Un impulso al coche conectado

El Minimó de Seat presentado en el Mobile World Congress. / Reuters

Seat presenta Minimó, el coche 100% eléctrico con 100 km de autonomía y muestra junto a Ficosa y Telefónica las posibilidades reales de la conectividad 5G y sus aplicaciones urbanas

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOBarcelona

Barcelona no es la misma desde la guerra Taxi-VTC y las últimas huelgas de metro que están complicando la circulación estos días de Mobile World Congress en la ciudad condal. Y precisamente en el marco de la feria tecnológica más importante de nuestro país, la española Seat ha lanzado un órdago para mostrar al mundo su capacidad de liderazgo en materia de movilidad conectada. La del futuro y la que sirve de trampolín para el coche conectado. Lo hace con Minimó, un biplaza eléctrico que apuesta por reducir los costes del 'carsharing', con batería intercambiable y 100 km de autonomía.

Y no solo ha presentado este nuevo vehículo innovador sino que también ha querido mostrar la propuesta 5G Connected Car y ha anunciado la creación del 'software house' con un centenar de especialistas para adaptar las soluciones de transformación del Grupo Volkswagen mediante la digitalización de procesos, y reforzar los nuevos modelos de negocio que llegan con la movilidad conectada.

El presidente de Seat, Luca de Meo, ha anunciado que el vehículo está especialmente diseñado para hacer ganar hasta un 50% de rentabilidad a las plataformas de coche compartido, por lo que se ha mostrado confiado en que tendrá una buena acogida en el mercado.

Mide 2,5 metros de largo y tiene espacio para dos personas. Tiene una pantalla digital central y batería intercambiable

De 2,5 metros de longitud y 1,24 metros de ancho, el microvehículo, con espacio para dos personas, ocupa tan solo 3,1 metros cuadrados, frente a los 7,2 de un coche normal. La solución de conectividad que proporciona el coche se basa en la tecnología Android Auto inalámbrica y de llave digital. El vehículo cuenta con una pantalla digital central situada tras el volante en la que se combinan las funciones de panel de instrumentos y contenido digital.

Además de la presentación de Minimó, la marca está realizando durante los días que dura el MWC una demostración de la experiencia que supone la aplicación de la tecnología 5G. La marca española forma parte junto a Ficosa y Telefónica del proyecto '5G Connected Car', una iniciativa que tiene en Barcelona su base de operaciones. El vehículo -un Seat Ateca en este caso- recibe la información del entorno urbano (semáforos, ciclistas, peatones, obstáculos y otros coches) y la analiza ofreciendo la mejor solución al conductor para garantizar una conducción con cero accidentes.

«El carsharing es una obligación en las ciudades»

Jaume Suñol, Country Manager para España de Drivy, la plataforma de carsharing líder en Europa, ha participado en un panel sobre los actuales retos de la movilidad urbana en el 4YFN, el evento para emprendedores impulsado por GSMA en el marco del MWC. En el debate, moderado por Jonathan Wareham, profesor de ESADE Business School, también han participado Oliver Grimm, Head of Multimodal Mobility de SEAT, y Mar Pallàs Poy, VP de Market Development en Scoot Networks.

El concepto de la multimodalidad en la movilidad urbana está cambiando el futuro del sector del automóvil a todos los niveles. La idea de que distintos modos de transporte pueden convivir para optimizar la circulación en las ciudades y mejorar la salud de las mismas está generando un nivel de interés que ha ido aumentando año tras año, siendo incluso los propios fabricantes los que más cambios están experimentando en sus productos, estructura interna y servicios ofrecidos a la sociedad.

En torno a todo ello se ha desarrollado el debate, y ha tenido especial relevancia en la conversación la comparativa de los modelos de movilidad que diferentes ciudades europeas aplican en comparación con Barcelona o Madrid. Suñol ha sido muy claro en el impacto positivo del carsharing en las ciudades y ha invitado a la reflexión: «Dentro del modelo de movilidad de las ciudades, el carsharing ha dejado de ser una alternativa para ser una obligación prácticamente. Por el bien de los ciudadanos, la implementación del carsharing debería aparecer en cualquier programa electoral de cualquier partido, como lo está empezando a estar en los planes de negocio de todos los fabricantes».

Fin al coche en propiedad

En esta línea, la industria del automóvil se está adaptando a las nuevas necesidades de los ciudadanos, entre ellas la gestión de comprar un coche teniendo la idea en mente de compartirlo con otras personas mediante el carsharing. Según Oliver Grimm, de SEAT, «los coches del futuro tendrán que ser eficientes porque las necesidades puntuales de las personas no cambiarán. Creemos que el uso del vehículo privado se verá drásticamente reducido en el futuro, por eso habrá menos coches y entre ellos muchos serán autónomos.» Y añade: «vamos a vender cada vez menos coches, y vamos a vender cada vez más la movilidad como servicio».

Por eso es evidente que existen sinergias entre plataformas de carsharing y fabricantes de automóviles. Por su parte, Drivy en este sentido ha dado la razón a Seat en la afirmación de que en el futuro los coches sólo serán autónomos, pero ha puntualizado que independientemente de cómo los coches vayan a funcionar, es necesario entenderlos como vehículos compartidos ante todo: «El carsharing ahora funciona con coches de combustión fósil o con coches eléctricos, y en el futuro, funcionará con coches autónomos o incluso voladores. Los conductores se convertirán en personas en movimiento, y lo harán con vehículos compartidos, porque es lo que prima a la hora de conseguir ciudades más eficientes y sostenibles». En esta línea, ha añadido: «Podríamos tener coches voladores, pero no tiene sentido que cada uno de nosotros tenga uno, ¿verdad¿ ¿Os lo imagináis? Pues lo mismo pasa con los coches privados».

Más información del MWC