http://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

«Cuando Obama visitó Polonia, el primer ministro le regaló un videojuego»

«Cuando Obama visitó Polonia, el primer ministro le regaló un videojuego»
Foto: Maika Salguero

La patronal española del sector reclama en el Foro Industria apoyo fiscal y que se saque el ocio electrónico del Plan Nacional sobre Drogas

Luis Alfonso Gámez
LUIS ALFONSO GÁMEZ

«Cuando Obama visitó Polonia en 2011, el primer ministro del país le regaló un videojuego. Ese es el tipo de apoyo que echamos en falta aquí», ha dicho este lunes Alberto González, presidente de la Asociación Española de Videojuegos (Aevi). Se trataba de una edición para coleccionistas de 'The Witcher 2: Assassins of Kings', una de las grandes creaciones de la industria polaca del ocio. En su segunda visita al país en junio de 2015, Barak Obama confesó que no era «muy bueno con los videojuegos», pero que le habían dicho que el regalo de Donald Tusk era «un gran ejemplo del lugar de Polonia en la nueva economía global» y del talento local.

España es el cuarto mercado del videojuego en Europa. Con unos ingresos anuales de 1.359 millones de euros, bastante más que el cine (597) y la música (232) juntos, y 17,1 millones de jugadores, «estamos creciendo un 20% o 25% anual y cada vez somos capaces de llegar a más capas de población», afirmó González. Actualmente juega la mitad de la población española entre los 6 y los 64 años, y lo hace durante una media de 6,6 horas a la semana. Sin embargo, en lo  que se refiere a desarrollo de títulos «no somos capaces de alcanzar el mismo nivel que en consumo», lamentó el máximo responsable de la patronal nacional. Ese desequilibrio hace de Polonia, país invitado este año del Fun&Serious Game Festival y un referente continental en la producción de videojuegos, un ejemplo a estudiar, según quedó ayer claro en el Foro Industria, celebrado en el Salón Árabe del Ayuntamiento de Bilbao.

El espejo polaco

Polonia, con 12,3 millones de jugadores, cuenta con 400 estudios que dan empleo a 4.000 desarrolladores, y otras 4.000 personas trabajan en empresas de apoyo, explicó Magdalena Cielecka, miembro del consejo de Indie Games Poland. Además de la serie 'The Witcher', de CD Projekt, destacó en su exposición títulos como 'Frostpunk', «del que se vendieron 250.000 copias en los primeros tres días», y 'SuperHOT', al que sus autores dieron forma en solo siete días. «El principal estudio de videojuegos polaco, CD Projeckt, tiene un valor de unos 4.600 millones, muy por encima del más importante de España. Es una compañía que se fundó de la nada hace algo más de 20 años y que vive del desarrollo de videojuegos. Es algo que debemos de aspirar a tener aquí», dijo el presidente de Aevi.

«La creación de la industria ha sido un proceso paulatino. El Gobierno no nos dio ninguna fórmula mágica, pero sí nos ha apoyado», indicó Piotr Bajraszewski, director de desarrollo de negocio del estudio 11 Bit Games. «Tener grandes éxitos fuera pronto nos ayudó mucho a la hora de presentar argumentos al Gobierno para que nos apoyara. Ahora el mercado está muy saturado y es difícil tener un éxito sin ayuda», admitió Cielecka, quien señaló que el sector independiente de su país es muy heterogéneo. Su empresa tiene hoy 130 empleados, pero en la mayoría de los estudios son menos de cinco. «Polonia es actualmente un centro de servicios informáticos para toda Europa», apuntó Bajraszewski, y recordó que en su país están ya instalados buena parte de los gigantes del ocio electrónico, algo que no ocurre en España.

«Para mí, el reto pasa por conseguir un régimen fiscal similar al de los países de nuestro entorno. En Alemania acaban de aprobar un presupuesto de 50 millones para apoyar a la industria; en Francia hay un 30% de desgravación fiscal en cada proyecto de videojuego; y en Reino Unido e Italia, un 25%. Queremos medidas similares para poder competir en igualdad en el mercado digital europeo», dice González. En España, además, el sector está particularmente dolido con la inclusión de los videojuegos en el Plan Nacional sobre Drogas. «No hay ningún motivo para ello. Es algo que no pasa en otros países y nos afecta reputacionalmente», lamentó el presidente de Aevi. La patronal ha puesto, de hecho, en marcha un programa dirigido a padres, médios y profesores para «resaltar los beneficios de los videojuegos».

 

Fotos

Vídeos