Tres menores se fugan del centro de internamiento de Zumarraga

Tres menores se fugan del centro de internamiento de Zumarraga

La huida se produjo el sábado por la noche y la Ertzaintza ha activado el protocolo de búsqueda y captura

ESTRELLA VALLEJO

El pasado sábado por la noche, el Departamento vasco de Seguridad recibió una alerta de fuga desde el centro de internamiento de menores Ibaiondo, ubicado en la localidad guipuzcoana de Zumarraga. Según han confirmado fuentes de la Ertzaintza, fueron tres los jóvenes que lograron huir del recinto.

El paradero de los menores sigue siendo desconocido casi dos días después de su fuga, pero la policía autonómica mantiene una investigación abierta y una orden de búsqueda y captura con el fin de dar con los tres jóvenes que se encontraban internos en el centro, el único en Euskadi de régimen cerrado.

Desde el Departamento vasco de Justicia, encargado de la gestión del centro, matizan que las penas que se encontraban cumpliendo los menores se deben a delitos «no graves» como hurtos, robos o agresión, «principalmente a agentes de la autoridad». Es decir, matizan que los fugitivos no son los autores de delitos de sangre, que también cumplen condena en ese mismo centro guipuzcoano de internamiento.

En la actualidad están internados cerca de 40 jóvenes, –cerca del límite de su capacidad–, y media docena de ellos están acusados o condenados por homicidios, según explicaron hace varios meses fuentes de la instalación. Así, están ingresados los autores del asesinato a cuchilladas del matrimonio de octogenarios de Otxarkoaga, cometido en enero del año pasado; Ander Etxeberria, el autor confeso de la muerte de Amaia Azkue en 2011; uno de los implicados en el caso de Rogelia Chivite, una anciana de 93 años que fue asesinada a golpes en 2012 en su domicilio de San Sebastián con el objetivo de robarla, así como uno de los supuestos autores del robo con violencia que acabó con la vida de Ibon Urrengoetxea 'Urren' –el otro es inimputable al tener 13 años– y los cuatro supuestos autores de la violación a una adolescente en un trastero de Barakaldo.

35 agresiones en 20 meses

La investigación que la Ertzaintza mantiene abierta tratará de esclarecer de qué forma pudieron huir los tres menores del recinto y qué mecanismo de seguridad fue el que falló. La huida de los jóvenes coincide en fechas con la denuncia que realizaron hace justo un año los vigilantes de Ibaiondo por la falta de seguridad y la dificultad que encontraban para desempeñar su labor por las condiciones en las que se veían obligados a trabajar.

Según criticaron entonces fuentes del equipo de vigilantes de seguridad del centro, habían sido víctima de hasta 35 agresiones en veinte meses, «con resultados del tipo de moratones en los ojos o costillas rotas, con necesidad de intervención quirúrgica, mientras que ha habido cuatro intentos de evasión en el último año y medio». Las mismas fuentes reprocharon además que los episodios de uso de la fuerza se habían duplicado, debido a la llegada de personas «cada vez más jóvenes y más violentos». En este sentido, consideraron que esos episodios de violencia que sufren podrían evitarse «si se cumpliera la normativa de seguridad».