Los sindicatos advierten que el curso que viene arrancará con nuevas huelgas en los colegios

Trabajadores de la red concertada pasearon ayer su malestar por las calles de San Sebastián./usoz
Trabajadores de la red concertada pasearon ayer su malestar por las calles de San Sebastián. / usoz

Las centrales dicen en el último día de paros del año académico que la actitud de la patronal y el fracaso de la última negociación «revientan» la posibilidad de acuerdo

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El grave conflicto que soporta la enseñanza concertada cerró ayer las 24 jornadas de huelga de este curso con el anuncio de los sindicatos de nuevos paros desde el próximo septiembre. Un jarro de agua fría para las familias. El fracaso rotundo de la última negociación entre patronal y las centrales es la razón de que estas no hayan dudado en advertir de movilizaciones el próximo año académico cuando aún no ha acabado este curso. Han convocado una manifestación el próximo 23 de mayo en Bilbao.

La última huelga del curso tuvo un seguimiento escaso, según la patronal mayoritaria Kristau Eskola, un 17%. Para los sindicatos fue similar al resto -entre el 50% y el 65%-, en una jornada en la que los trabajadores de la red concertada se manifestaron por las calles de San Sebastián. La vida académica se vio alterada una día más: miles de alumnos se quedaron sin clase y otros tantos docentes que no secundaron los paros se vieron desbordados al tener que hacerse cargo de los alumnos de profesores en huelga.

El sindicato ELA, central mayoritaria en el sector de la red concertada, mostró su convencimiento absoluto de que las huelgas realizadas han sido «la única vía para que la patronal haga propuestas de mejora de las condiciones laborales», señaló su responsable, Miren Zubizarreta. «No nos han dejado otra opción», recalcó. Las centrales en lucha -ELA, LAB, Steilas, CC OO y UGT- se mantuvieron unidas en su anuncio de que las huelgas continuarán en el arranque del próximo curso, ya que la patronal «ha cerrado toda posibilidad de consensos» con los pasos que ha dado esta semana.

Manifestación el día 23

En el último intento de llegar a un acuerdo, las centrales propusieron rebajar sus aspiraciones de recuperación del poder adquisitivo perdido, cercano al 13%. En concreto, ofrecieron el IPC más un 3,5% durante los próximo años, una propuesta «cercana», dicen, a la que les hacía Kristau Eskola. La patronal rechazó la propuesta. Defiende que las subidas de sueldos de los trabajadores del sector deben ajustarse a las que marca el Gobierno vasco, que es quien financia los salarios de los docentes. Cualquier incremento de sueldos por encima del de los funcionarios obligaría a la red concertada a aportar unos recursos que aseguran no tener.

Kristau Eskola envió a las direcciones de los centros la oferta de mejoras laborales para los trabajadores -incluido el detalle de los sueldos que recibirían los profesores-, la víspera de estas dos últimas huelgas de mayo. «Han hecho públicas unas conversaciones que debían ser discretas, ha difundido en los centros una propuesta alejada de nuestros planteamientos, que ni siquiera había hecho llegar a todos los sindicatos, y sin que haya recibido respuesta de ninguno de ellos. Es evidente que se ha movido con ánimo de desactivar huelgas», indicó ELA. Para los sindicatos la patronal ha «reventado» la vía abierta para llegar a un posible acuerdo.

Tras ese desencuentro, los sindicatos advirtieron con volver a la carga el próximo septiembre. La portavoz de ELA afirma, incluso, que solo han descartado continuar con las huelgas hasta junio por «las fechas en las que nos encontramos». Sí han convocado una manifestación el 23 de mayo en Bilbao, con la que quieren «acabar el curso de forma visible».

En su contexto

24
jornadas de huelga han soportado este curso los cerca de 200 colegios concertados del sector de iniciativa social.
Convenio laboral
Hay 9.000 trabajadores, entre docentes y otros empleados de los colegios concertados, afectados por la falta de un convenio laboral y la congelación salarial desde hace diez años.
Alumnos
Son más de 100.000 los alumnos que acuden a los centro de enseñanza afectados: los religiosos de Kristau Eskola, los del grupo de Diocesanos y los independientes de AICE.
Reivindicaciones
Los sindicatos piden, entre otras mejoras, la recolocación del personal afectado por el cierre de aulas ante la caída de la natalidad, incrementos salariales y la reducción de las cargas de trabajo.