Los mozos de Pamplona, por fin, han podido elegir cuerno

Los mozos de Pamplona, por fin, han podido elegir cuerno

Los toros de La Palmosilla han cumplido con creces en su estreno en los Sanfermines

PABLO OJERPamplona

Había cierta expectación, y mucha incertidumbre, sobre cómo podría ser el comportamiento de los toros gaditanos de La Palmosilla en su estreno en los encierros de Pamplona. No había antecedentes, no se sabía cómo podían reaccionar y extrañaba que La Casa de Misericordia, organizadora de los encierros, hubiera elegido una ganadería nueva para un sábado, el día en que la carrera está más masificada.

Sin embargo, los astados han cumplido con creces y el penúltimo encierro de estos Sanfermines ha sido el mejor de todos, el más rápido, el más limpio, el más noble y el primero en el que los mozos, por fin, han tenido para elegir delante de qué toro querían correr.

Porque ha habido que esperar al séptimo encierro para que los toros tomaran el mando de la carrera y se pusieran por delante de los cabestros. Desde los primeros metros de la Cuesta de Santo Domingo se ha visto la intención de dos astados de tomar la cabeza de la manada. Y lo han hecho por pura velocidad, sin mirar a los lados, sin poner en excesivo peligro a los mozos de este primer tramo.

Lo han hecho cerca ya de la plaza del Ayuntamiento y no han soltado el liderazgo hasta llegar a los toriles. El resto de la manada también se ha ido estirando, sobre todo a partir de la curva de la Estafeta. Incluso otros dos toros se han quedado ligeramente rezagados, sin perder la estela de los demás, pero con la distancia suficiente para que más corredores se colocaran a escasos centímetros de las astas. Y menos mal, porque hoy sí que había mucha gente, muchos corredores que, aprovechando el fin de semana, se han acercado hasta Pamplona para vivir una de las experiencias más intensas y excitantes que uno se puede encontrar, el encierro de Sanfermines.

Tanta gente como nobleza

Era tal la cantidad de gente que, al aproximarse al tramo de Telefónica, el toro que abría la manada ha tenido que elevar la testuz para evitar enganchar a algún mozo. Y eso ha sido una de las señales más visuales de la nobleza de los astados de La Palmosilla. Esta nobleza también ha permitido observar preciosas carreras sobre todo, como es habitual, en la segunda mitad de la Estafeta y en la bajada al Callejón.

A pesar de que el de hoy ha sido el encierro más veloz de los Sanfermines, con sólo 2 minutos con 12 segundos, quizá se hayan dado menos lucha entre los propios corredores por coger cuerno. El que tuvieran más toros entre los que elegir ha podido con el aumento del número de corredores.

Así pues, el balance del séptimo encierro de estos Sanfermines 2019 ha quedado con tres corredores trasladados y cada uno de un punto del encierro. Un herido, D.T.M., de 43 años y procedente de Ansoain (Navarra) ha sufrido un traumatismo craneal y diversos golpes por el cuerpo en la Cuesta de Santo Domingo, al comienzo del encierro. Su pronóstico es reservado. El también navarro, I.J.M. de Sarriguren y de 42 años ha resultado herido con un traumatismo craneal, en principio leve, en la calle Estafeta, a mitad de la carrera. Finalmente, C.A.R., de 38 años y de Valencia, ha sufrido una contusión torácica en la plaza de toros, al final del encierro. Su pronóstico es menos grave.

Así pues, estos últimos encierros de los Sanfermines de 2019 están mejorando el regustillo que dejaron los primeros y que provocó una de las polémicas de este año.

San Fermín 2019

Temas

Toros