'EL CORREO' ere euskararen bidetik

Gurutze Beitia: «Aún me mosqueo un poco cuando me hablan de vascuence y no de euskera»

Bere izakera lotsatia dela dio Gurutze Beitiak. /Borja Agudo
Bere izakera lotsatia dela dio Gurutze Beitiak. / Borja Agudo

La artista bilbaína derrama humor allá por donde pasa, también cuando rememora los sufrimientos que ha padecido para aprender euskera

ANJE RIBERA

Gurutze Beitia nació en Bilbao -y no en Mundaka, como ella se ve obligada a desmentir de forma continua-. Ello le ha permitido ser pregonera de la Aste Nagusia, pero le impidió crecer en un ambiente euskaldun pese a que sus padres son oriundos de Galdakao y Errigoiti. Sus primeros llantos fueron en euskera, pero la ciudad difuminó la lengua heredada de su aitite molinero hasta llegar a perderla. La ha recuperado tras horas de esfuerzo en euskaltegis y academias. Ya sólo le falta «perder miedos y complejos».

- Los comienzos de su vida fueron más euskaldunes que castellanoparlantes.

- No lo recuerdo, pero sí sé que mi hermano tuvo que aprender castellano para escolarizarse.

- ¿Qué le ocurrió a usted?

- Formé parte de la primera generación bilbaína de la familia. En casa se medio hablaba euskera, pero llegó un momento, no sé por qué, en que desapareció. Cosas coloquiales, muy del día a día, igual sí, pero cada vez menos a pesar de que veraneábamos en Mundaka.

- ¿En aquella época los colegios aportaban poco al euskera?

- Tenía 10 años cuando murió Franco y creo que en el Colegio del Carmen empezamos como con 11 o 12 a aprender con el sistema Jalgi Hadi. Ya sabes: «Ama atea, ireki ezazu ba! Bi emakume dira!». Luego nada, ni en el instituto ni en la universidad.

- Se vio obligada a buscar vías alternativas a la educación oficial.

- Como el idioma siempre me pareció precioso empecé a formarme por mi cuenta, por amor al euskera. Primero en el euskaltegi, pero lo tuve que dejar porque con esta profesión era muy complicado. Cuando me salía un rodaje... Por eso llevo ya mucho tiempo con Bai & By. Aunque me vaya de gira por teatros me puedo conectar a diario a través de internet.

- ¿Cuántos pasos le quedan para llegar a la meta?

- Básicamente lo que tengo que hacer es sacar quince o veinte días para ir a un barnetegi, para hacer todo en euskera: pensar en euskera, comer en euskera, vivir todo el rato en euskera. Como en todos los idiomas hay que despojarse de miedos y vergüenzas.

- Jamás la describiría como una mujer vergonzosa.

- Soy muy vergonzosa, pero en vez de refugiarme en mi interior, no callo. El personaje que interpreto siempre me ayuda mucho. Pero con el euskera tengo muchos complejos. Sé que no lo voy a hacer bien y entonces no lo hago. Por la manía de hacerlo todo correctamente. Me tengo que soltar.

- Para eso están los amigos.

- Procuro relacionarme con gente euskaldun para hablar, porque me pueden corregir o ayudar sin que lo pasemos mal ni yo ni ellos.

- Algo complicado cuando se trabaja tanto fuera de Euskadi.

- Fuera es casi imposible. Si ni siquiera saben pronunciar mi nombre. Me han llamado de todo menos Gurutze, desde Kruch hasta Kukutuyuxu, pasando por Kokokusutxe...

'Barbakoak'

- Divertido.

- A veces me río mucho. Una vez me dijeron que una compañera de teatro estaba enferma por Anasagasti en vez de por anisakis y en otra ocasión confundieron 'Obabakoak' con 'Barbakoak'. En esta obra que interpreto en el Valle Inclán de Madrid me han dicho que mi voz es más aguda en euskera que en castellano. Al parecer, soy más soprano en nuestro idioma.

- No parece haber mala intención.

- A veces... Bueno, hay gente muy limitada por todos los lados. Hay una desinformación absoluta. Aún me mosqueo un poco cuando me hablan de vascuence y no de euskera. Cierto tono, no el término en sí. Con mala leche. Es algo muy de 'aintzineko', un término que me rememora otros tiempos. Sí, todavía hay gente, muy poca afortunadamente, que cuando dicen tu nombre te miran como raro.

- Por suerte en Euskadi el euskera está cerca de la normalización.

- Ya me gustaría, pero todavía queda un camino por recorrer. Hemos avanzado mucho en los últimos años. Ahora caminas por las calles y oyes euskera, no sólo en los pueblos, donde siempre se ha escuchado, también en Bilbao.

- ¿Qué nos falta?

- Creo que habría que hacer una campaña divertida. Algo que nos divirtiese y nos una al idioma.

- ¿Como Euskaraldia?

- Soy belarriprest. Cualquier apoyo es vital. Es una iniciativa bonita además.

- Su euskera sí que acabará normalizado.

- Eso espero por las horas que meto.

-O sea que pronto pasará del trabajar para ETB-2 a hacerlo para ETB-1.

-De inmediato no lo veo. Tendría que tomarme muchos 'lexatines' para combatir los nervios.

Profila

Belarriprest.
Aktore bilbotarra telebistan, zineman eta antzerkian egindako lanengatik da ezaguna. Aste Nagusiko pregoilaria izan zen 2015ean, eta, guraso euskaldunak zituen arren, beti mintzatu da gaztelaniaz. Euskaltegian ordu asko sartu ditu, eta barnetegira joan nahiko luke. Orain, Euskaraldia ospatuko dela aprobetxatuz, euskaraz dakiten guztiei euskaraz egiteko gonbitea egingo die, belarriprest izango baita.

 

Fotos

Vídeos