Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

La fiebre del oro

El geólogo Lachlan Kenna, el minero Henry Dole, el capataz Warren Edwards y el geólogo Zaf Thanos, ante las piezas de 90 y 60 kilos. /J. Lucas
El geólogo Lachlan Kenna, el minero Henry Dole, el capataz Warren Edwards y el geólogo Zaf Thanos, ante las piezas de 90 y 60 kilos. / J. Lucas

Extraen en Australia dos rocas de 90 y 60 kilos del valioso metal, al tiempo que en Italia hallan 300 monedas romanas del mismo elemento

JOSEBA VÁZQUEZ

Es uno de esos extraños episodios que hacen coincidir en el tiempo acontecimientos por sí solos extraordinarios, de los que resultan inusuales incluso de forma aislada. El mismo día en que la prensa australiana se hacía eco de la extracción de dos enormes rocas de oro, de 90 y 60 kilos de peso respectivamente, el ministro de Cultura de Italia, Alberto Bonisoli, anunciaba oficialmente el hallazgo en el subsuelo de un antiguo teatro de Como de 300 monedas romanas de idéntico metal. Los portavoces de la empresa encargada de la explotación minera se han apresurado a valorar la aparición de las dos grandes piedras como uno de esos hechos que solo suceden «una vez en la vida». Bonisoli, por su parte, ha dicho que el de las monedas doradas «es uno de los descubrimientos que marcan la historia». Nos encontramos, pues, ante una situación como para perder el sentido.

Contenido Patrocinado

Fotos