Nuestras cuidadoras se examinan

Los opositores comprueban en un panel el pabellón que les corresponde para examinarse./Pedro Urresti
Los opositores comprueban en un panel el pabellón que les corresponde para examinarse. / Pedro Urresti

La OPE de Osakidetza evaluó ayer a 13.972 enfermeras, las sanitarias más cercanas al paciente y a la población que envejece

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Ayer fue un día de cuidado. Las enfermeras, como se sabe mujeres en su mayoría, se examinaban en la Oferta Pública de Empleo de Osakidetza, que se celebra este mes en las instalaciones del Bilbao Exhibition Center. 9.00 de la mañana. Madrugón para las 13.972 opositoras que competían por 682 empleos. Es imposible verlas buscando cuál de los tres pabellones destinados para el ejercicio les corresponde y no pensar que serán ellas quienes cuiden en los próximos años de la población vasca que envejece a pasos agigantados.

De todos nosotros. De usted que lo lee y de mí, que lo escribo. Porque ellas y ellos, la enfermería, son en el hospital casi como una madre. Las que ponen una vía, dan un calmante, limpian las babas, lloran contigo, abrazan al familiar destrozado y, si hace falta, le sirven un café con leche para calmar el dolor que no alivia un analgésico. Seguramente, esto último no entra en examen.

«Formamos parte de un gran equipo, donde también hay médicos, cirujanos, auxiliares... pero sí es cierto que las enfermeras somos un poco el pilar del sistema. Nosotras somos cinco y cuidamos de 200 ancianos en una residencia de Burgos. En teoría son personas sanas, pero en la práctica nadie va a una residencia si se encuentra bien». Lo cuenta Fátima González, una burgalesa, que apura los últimos minutos antes de entrar al examen. Está hecha un manojo de nervios. «Ni he desayunado», confiesa. «¡Quién sabe! Igual me vengo a vivir al País Vasco, que me encantan los pintxos», bromea.

A escasos metros, comparten un batido de cacao de máquina Cristina, Vanessa, Beatriz y Alicia, que tienen entre 28 y 37 años y prefieren no dar su apellido. Se han dado el madrugón de su vida. «Hemos cogido un autobús en Valladolid a las tres y media de la mañana», cuentan. Saben que sin euskera tienen «poco que rascar», pero no les importa demasiado. Su destino no es Osakidetza, sino el SACYL, que es el Servicio de Salud de Castilla y León.

Piruletas para todos

El pasillo central de la Feria de Muestras parece la Gran Vía el primer día de rebajas de verano. Imposible dar un paso. La directiva del sindicato de enfermería en pleno reparte piruletas. Lleva haciéndolo desde que comenzaron los exámenes. «En una ocasión, trajimos unas pocas y vimos que la gente las demandaba. Les ayuda a controlar el estrés», explica la secretaria de Organización del SATSE, Encarna de la Maza. A pesar del gentío, todo transcurre con normalidad, según confirma Paul Jorqueda. Es un guarda jurado que lleva ocho años en el BEC. Para él también es su primera OPE.

El fin de semana concluye con las pruebas para operarios de servicios y técnicos superiores de laboratorios. «Somos los que nos ocupamos de los análisis y las pruebas», explica Teresa García, 49 años, que ha venido desde Salamanca para preparar también su OPE personal en el servicio de Salud de Castilla y León. «Llevo 8 meses estudiando, pero el temario es muy denso», se queja.

En sólo diez horas el exterior del BEC ha cambiado de color. Las colillas de miles de cigarrillos han convertido la explanada en una alfombra rubia. Parece que el tabaquismo tampoco entra en el temario.

Asier Moya - Enfermero, 37 años. Portugalete «Ya no estamos para estudiar»

He trabajado trece años como interino en Cruces y mi esposa, diez. Tenemos dos niños de 5 y 2 años. Si no fuera por los abuelos... Ya no estoy para estudiar.

María Sánchez, Operario de servicios, 36 años. Vitoria «En once días nace mi niña»

Dos meses llevo estudiando. Tengo un empleo fijo, pero me gustaría trabajar en Osakidetza como operario de servicios. No es la primera vez que me presento. Sé lo que hay. Mi prioridad ahora es mi niña, que nace dentro de once días.

Oihana Fernández - Enfermera, 38 años.Pasaia «Es imposible sabérselo todo»

Llevo meses estudiando, pero es imposible sabértelo todo. Los médicos tienen sus especialidades, pero nosotras no. Después de 14 años de interina, tienes ganas de plaza fija.

Virginia Izuriaga - Técnico sup. de Laboratorio Olite «¡Vengo a preparar la OPE de Navarra!»

Vengo con una compañera del hospital de Estella, Oihane Gorriti. No nos jugamos nada. Venimos a probar, porque estamos preparando la OPE que convocará el año que viene el Gobierno de Navarra, aún sin fecha. ¡A ver de qué va esto!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos