Pepu Hernández creó una sociedad como Màxim Huerta para ahorrarse impuestos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a Pepu Hernández, precandidato del PSOE a la alcaldía de Madrid. /EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a Pepu Hernández, precandidato del PSOE a la alcaldía de Madrid. / EFE

El aspirante de Sánchez a la alcaldía de Madrid utilizó la empresa para controlar cuatro propiedades en Ribadesella, según 'El Confidencial'

XABIER GARMENDIA

Apenas han pasado unas horas desde que el PSOE sorprendiera con el fichaje de Pepu Hernández para la batalla electoral en Madrid y ya afronta su primera gran crisis. Según publica 'El Confidencial', el exseleccionador nacional de baloncesto utilizó durante casi una década una sociedad mercantil para ahorrarse impuestos. A través de esa empresa habría recibido los ingresos de numerosas conferencias, campañas publicitarias e incluso un libro escrito por él tributando por el impuesto de sociedades a un 25% y no a través del IRPF, a un tipo que podría ser incluso el doble. Además, utilizó dicha sociedad para controlar cuatro propiedades en la localidad asturiana de Ribadesella, donde veranea.

Según el registro mercantil, Hernández creó la sociedad en octubre de 2006, solo un mes después de que guiara a la selección nacional de baloncesto hasta el oro en el Mundial. Tal es la relación entre uno y otro acontecimiento que inscribió la empresa con el nombre de 'Saitama 2006 SL', en referencia a la ciudad japonesa en la que España se proclamó campeona del mundo por primera vez. Anticipando los ingresos que le llegarían tras cosechar ese triunfo deportivo, los estatutos especificaron que la sociedad se dedicaría, entre otras cuestiones, a gestionar derechos de imagen, a comercializar publicaciones y a la celebración de cursos y conferencias.

Tal y como revela la información del medio digital, en sus tres primeros meses de vida, la empresa ingresó algo más de 190.000 euros, y en 2007, recibió otros 470.000. En total, más de 650.000 euros en apenas quince meses. Las cifras se mantuvieron en los mismos niveles hasta 2009, cuando empezaron a decaer las entradas de dinero. En 2013 apenas llegaron 16.000 euros y desde entonces no se han presentado las cuentas pese a que la sociedad en sí sigue activa. Preguntado por esta situación, fuentes cercanas al entrenador han informado a 'El Confidencial' que «tanto la sociedad como Pepu Hernández se encuentran en la actualidad al corriente de sus obligaciones tributarias».

Los precedentes de Huerta, Duque y Calviño

El caso de Hernández sigue la senda de Màxim Huerta, que se vio obligado a dimitir como ministro de Cultura y Deporte tan solo una semana después de prometer su cargo. El presentador y escritor también montó una sociedad mercantil en 2006 y fue condenado por un fraude fiscal de casi 220.000 euros por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. En un primer momento, descartó su renuncia, pero la hemeroteca de Pedro Sánchez le jugó una mala pasada que precipitó su caída. En una entrevista en 2015, el ahora presidente del Gobierno fue preguntado por el caso de Juan Carlos Monedero y dijo: «Si yo tengo en la ejecutiva federal de mi partido, en mi dirección, a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi ejecutiva».

En realidad, el de Huerta no ha sido el único caso polémico en el Gobierno de Sánchez hasta el momento. Precisamente otro de sus fichajes estrella, el astronauta Pedro Duque, que pasó a ser ministro de Ciencia, creó una sociedad instrumental para eludir impuestos en la compra de un chalé en Jávea (Alicante). Incluso Nadia Calviño, titular de Economía, utilizó una empresa para adquirir su vivienda en el barrio madrileño de Mirasierra. Sin embargo, en estos dos casos, el presidente del Gobierno no actuó de la misma forma que con Huerta para evitar un tercer cese en su equipo, ya que Carmen Montón también tuvo que dejar el Ministerio de Sanidad por las irregularidades de su máster.