Adiós al exdirigente del PNV

Urkullu dice que todos los vascos deben reconocer el legado de Arzalluz «más allá de las ideologías»

Urkullu junto a sus consejeros a la salida del tanatorio./MANU CECILIO
Urkullu junto a sus consejeros a la salida del tanatorio. / MANU CECILIO

La dirección del PNV despide con aplausos a su exlíder en una asamblea extraordinaria en la que se conjura para «seguir levantando una Euskadi libre»

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El lehendakari ha alabado hoy la importancia de Xabier Arzalluz como «impulsor» de las instituciones autonómicas con la llegada de la democracia, por lo que considera que todos los vascos deberían reconocer su legado «más allá de las ideologías». Urkullu ha hecho estas declaraciones tras visitar a primera hora de la mañana la capilla ardiente del histórico dirigente del PNV, que falleció el pasado jueves a los 86 años, en compañía de todos los consejeros que componen su gobierno excepto los tres socialistas.

El paso del líder del Ejecutivo vasco y su equipo pone fin al constante goteo de visitas que ha recibido el velatorio de Arzalluz, que ha permanecido abierto en un tanatorio de Bilbao desde primera hora de ayer. A mediodía, los restos del que fuera presidente del PNV durante casi dos décadas han sido trasladados a Azkoitia, su localidad natal, donde recibirán el último adiós en el funeral que se celebrará esta tarde.

Como hicieran durante toda la jornada de ayer representantes de todos los partidos políticos vascos, excepto el PP, Urkullu ha loado la figura de Arzalluz, de quien ha destacado su «mente brillante» y su fuertes convicciones nacionalistas. «Fue un impulsor de la Euskadi que conocemos hoy», ha rememorado tras aplaudir que supiera conjugar «la construcción nacional» vasca y la «construcción social».

La visita del lehendakari y su equipo ha sido breve, apenas diez minutos. Todos los representantes nacionalistas del Gabinete se han trasladado inmediatamente a la sede del PNV en Bilbao, donde la formación ha celebrado una asamblea nacional extraordinaria en la que ha dado el último adiós a Arzalluz. Distanciada de la familia del exlíder jeltzale, la actual dirección del partido no ha participado en la organización de las exequias del expresidente, por lo que el acto de Sabin Etxea era la despedida 'oficial'.

Antes de recordar la figura de Arzalluz con un minuto de silencio y otro de aplausos, la plana mayor del PNV ha hecho público un comunicado leído a cuatro voces por el lehendakari, el presidente jeltzale Andoni Ortuzar, la presidenta del Parlamento Bakartxo Tejeria y el líder de la Aberri Batzarra, la asamblea ciudadana del partido, Iñigo Zabalza. Los dirigentes nacionalistas han recordado a Arzalluz como un hombre «irrepetible» cuya muerte deja un vacío «irreparable» por su entrega y dedicación a «la causa nacional y el PNV». En ese sentido, Ortuzar ha llamado a la formación a «no detenerse» y seguir «levantando una Euskadi libre y plena». Como en todos los batzokis, la ikurriña instalada en la fachada de Sabin Etxea en el centro de Bilbao ondea a media asta desde ayer. En el hall de la sede nacionalista se ha instalado además un libro de condolencias abierto a la ciudadanía.

Más información