PSN y Geroa Bai denuncian los insultos a Chivite en un homenaje a una víctima de ETA

Chivite, muy seria durante el acto. /AGENCIAS
Chivite, muy seria durante el acto. / AGENCIAS

«UPN está jugando con la convivencia como herramienta política, lo que alimenta a grupos de exaltados», critican los socialistas navarros

I.C.G.

El PSN ha rechazado este sábado las «escenas de tensión» vividas el día anterior en Berriozar en el homenaje al subteniente Francisco Casanova, asesinado por ETA, durante el cual «se insultó» a la nueva presidenta del Gobierno de Navarra, la socialista María Chivite. En el acto se leyó un manifiesto en el que se aseguraba que el PSN, al haber sido investida Chivite con la abstención de parte de los parlamentarios de Bildu, «se ha echado en sus garras y en las de los proetarras, cometiendo una gran ignominia y una auténtica humillación a los cerca de mil asesinados por la ETA». Además, durante el homenaje se escuchó algún grito aislado en el que se llamaba «traidora» a la jefa del Ejecutivo foral.

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, afirmó en un comunicado que «ya basta de echar leña al fuego de los odios y de jugar con la convivencia como herramienta política, algo que está haciendo UPN y que, como se ha demostrado, lo que hace es alimentar a grupos de exaltados». Los socialistas pidieron a los regionalistas que abandonen «la deriva extremista y radical en la que se han instalado y apuesten por la convivencia, como hacen los socialistas y como hace el Gobierno de Navarra, y dejen de utilizar una materia tan sensible políticamente, porque es una irresponsabilidad».

Geroa Bai también rechazó «los insultos a los miembros del Gobierno de Navarra» que acudieron al homenaje y reiteró su compromiso de «seguir trabajando por la memoria y la reparación de todas las víctimas de la violencia». La coalición recordó que no es la primera vez que en este acto ocurren este tipo de hechos y lamentó «la instrumentalización de las víctimas de ETA, que se merecen respeto, reparación y memoria y no merecen ser utilizadas de forma partidista e irresponsable».

La secretaria general de UPN, Yolanda Ibáñez, acudó por su parte al PSN de «cinismo político» por tachar a los regionalistas de extremistas y radicales. Unas declaraciones, remarcó, realizadas «tras haber apostado el PSN por gobernar con las fuerzas más extremas y radicales que hay, tanto en el lado de la izquierda como en el del nacionalismo». Y añadió que «los que siguen sin condenar a ETA ni pedir perdón por sus crímenes, los que no apuestan por la convivencia, son los que han hecho presidenta a Chivite».