Los barones del PP cierran filas y alteran sus agendas para respaldar la protesta contra Sánchez

Moreno y Feijóo. / Archivo

Casado se reafirma en la convocatoria y pacta con Rivera y Abascal ceder la lectura del manifiesto a la sociedad civil

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El desistimiento del Gobierno con los secesionistas no resultó hoy suficiente para el Partido Popular (PP), que se reafirmó en su voluntad de salir el domingo a la calle y pedir elecciones anticipadas. Que la vicepresidenta, Carmen Calvo, señalara las reivindicaciones de autodeterminación como el elemento que ha hecho encallar las conversaciones sólo confirma, a juicio de los populares, «la ineptitud del Gobierno». «Serán los únicos de toda España -ironizó el portavoz adjunto de los conservadores en el Congreso, Carlos Floriano- que no se han enterado de lo que querían los independentistas».

Dar por fracasado el diálogo, sostienen fuentes del PP, no es lo mismo que renunciar a constituir una mesa de partidos en Cataluña y designar a un relator para que supervise las negociaciones. Además, en la sede nacional de Génova conceden poca o ninguna credibilidad al Gobierno y su intención de no ceder antes los independentistas en vísperas de la primera votación de los Presupuestos. Acusan al Ejecutivo de «adicción a la mentira y el engaño» y de «haber aceptado las 21 infamias de Quim Torra». Y en el escenario actual, consideran intactos los motivos para convocar la concentración del domingo a las 12 en la plaza de Colón de Madrid.

«Hoy más que nunca, la movilización redobla su sentido», trasladaron fuentes oficiales del PP. En Génova se dieron ayer por satisfechos con la respuesta de los suyos a la convocatoria de la protesta. Los barones de la formación conservadora cerraron filas con Pablo Casado e incluso aquellos que habían justificado su ausencia por razones de agenda, alteraron sus compromisos para asistir a la cita y evitar «lecturas erróneas» sobre discrepancias internas.

Aprovechar el momento

Es el caso del presidente de Galicia y del de Andalucía. Alberto Núñez Feijóo, de viaje oficial a EE UU, ha modificado el programa de su visita y ha adelantado el vuelo con el ánimo de llegar a tiempo. Juanma Moreno, que tenía previsto acudir al bautizo del hijo de un amigo, optó hoy también por confirmar su presencia en la concentración, lamentó las «malas interpretaciones» y quiso subrayar que siempre estuvo «completamente a favor de una manifestación absolutamente necesaria». Sólo el líder del PP vasco, Alfonso Alonso, se ausentará para participar en el homenaje en Andoain a Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA en 2003.

La asistencia de miembros del PP será abrumadora. En el partido, donde algunos sectores dudan de la conveniencia de acudir a la protesta junto a Vox, no están por la labor de agrandar grietas a pocos meses de las elecciones municipales y con el Gobierno en horas bajas. En Colón se concentrarán los pesos pesados de la dirección y de las organizaciones territoriales, que han fletado decenas de autobuses. Y hoy se sumó uno de los veteranos, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

También Jaime Mayor Oreja y María San Gil, que se apartaron del proyecto de Mariano Rajoy por desavenencias, respaldarán la convocatoria. El acto, tal y como lo han pactado PP y Ciudadanos y compartido con Vox, concluirá con un manifiesto leído por «miembros de la sociedad civil» para rebajar el carácter partidista. Además, ambas formaciones piden que se abstengan de acudir «aquellos grupos que no defiendan los valores democráticos y de convivencia».

Valls irá a la manifestación de Madrid «sin ningún dilema» o «complejo»

El candidato a la Alcaldía de Barcelona y exprimer ministro francés Manuel Valls ha asegurado que irá a la manifestación convocada en Madrid el domingo contra la política de Pedro Sánchez «sin ningún dilema y sin ningún complejo».

En varios apuntes en Twitter, ha subrayado que se trata de «una protesta transversal y con el mismo espíritu de la manifestación constitucionalista» celebrada el 8 de octubre de 2017 en Barcelona.

Ha considerado falso que sea una protesta de la derecha o la ultraderecha, y ha animado a «todos los constitucionalistas y progresistas» a apoyar la marcha.

Valls ha sostenido que acudirá a Madrid para defender la Constitución y la unidad de España, algo que considera necesario «en un momento histórico».

La manifestación cuenta con el apoyo del PP, Cs y Vox y ha sido convocada después del anuncio del Gobierno de la inclusión de un relator que participe en una eventual mesa de diálogo con Catalunya.

Más información