El director del CNI dará cuenta en el Congreso de la relación con Corinna

Corinna y el rey juan Carlos, en una imagen de archivo./
Corinna y el rey juan Carlos, en una imagen de archivo.

El general Sanz ya compareció en 2013 para negar que la «amiga entrañable» de don Juan Carlos trabajase para el servicio secreto

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz, comparecerá a petición propia ante la comisión de Gastos Reservados del Congreso, más conocida como de secretos oficiales. El jefe de los servicios espionaje, según informaron fuentes gubernamentales, quiere responder a las dudas en torno a la relación del centro de inteligencia con Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

La «amiga entrañable» del rey Juan Carlos, como ella misma se definió, está en el ojo del huracán después de que 'El Español' y 'OK Diario' publicase unas grabaciones de conversaciones entre ella y el comisario José Manuel Villarejo, este último en prisión preventiva desde hace ocho meses acusado de los delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales. En las grabaciones, Corinna reconoce que don Juan Carlos la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero. También afirma que el general Sanz, quien lleva al frente del CNI desde 2009, habría amenazado su vida y la de sus hijos durante un encuentro en 2012. Denuncia además que los servicios secretos españoles montaron dos operaciones, una en Londres y otra en Mónaco, para robarle documentos que guardaba.

El general Sanz ya tuvo que dar explicaciones ante los portavoces de los grupos del Congreso en marzo de 2013 por unas declaraciones de Corinna. En aquella ocasión, la empresaria alemana afirmó en una entrevista que había prestado «servicios delicados y discretos» para España. El director del CNI negó que hubiera trabajado para su departamento, si bien dijo desconocer si había desempeñado alguna labor para otros órganos del Estado.

Presión política

IU ya había solicitado la comparecencia del general Sanz para que aporte toda la documentación que guarda sobre las actividades de don Juan Carlos. El Gobierno, por su parte, ha tratado hasta el momento de mantenerse al margen. «No afectan al jefe del Estado, Felipe VI. Son grabaciones antiguas y ni las consideramos», señaló la ministra portavoz, Isabel Celaá, el pasado viernes. El Ejecutivo, sin embargo, ha dado luz verde a que el director del CNI desmonte en la Cámara el contenido de las grabaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos