Casado y Rivera romperán con el PSOE si pacta con Bildu para gobernar Navarra

A la izquierda, Javier Esparza y Pablo Casado, antes de la firma. A la derecha, el líder de UPN saluda al líder de Ciudadanos, Albert Rivera./EFE
A la izquierda, Javier Esparza y Pablo Casado, antes de la firma. A la derecha, el líder de UPN saluda al líder de Ciudadanos, Albert Rivera. / EFE

Los líderes del PP y Cs firman por separado con UPN una declaración en la que tildan de «inmoral» un eventual acuerdo con la izquierda abertzale

Iván Orio
IVÁN ORIO

El PP y Ciudadanos romperán con el PSOE si «pacta» con EH Bildu para enviar a Navarra Suma a la oposición y María Chivite se convierte en la presidenta de la comunidad foral. Sus líderes, Pablo Casado y Albert Rivera, firmaron ayer en Madrid por separado con el presidente de UPN, Javier Esparza, una declaración en la que cargan contra los socialistas y, en especial, contra Pedro Sánchez, y advierten del acuerdo «inmoral» que se está fraguando en Navarra entre el PSN, Geroa Bai, Podemos y Ezkerra y que sólo podría salir adelante con el «indispensable apoyo» de la izquierda abertzale.

Si los contactos fructificaran y Chivite obtuviera la investidura con el beneplácito de Bildu, las tres fuerzas de derechas se comprometieron «a no alcanzar en el futuro ningún tipo de acuerdo» con una formación política, el PSOE, «que es capaz de pactar y negociar el Gobierno navarro con nacionalistas y proetarras». Casado, sin embargo, tentó a Sánchez y le ofreció los dos votos de Navarra Suma -ambos de UPN- si no se «mancha con pactos con herederos de la banda terrorista ni por activa ni por pasiva».

El laberinto de la comunidad foral se ha convertido en el principal argumento de populares y naranjas para justificar su 'no' a Sánchez. Las constantes presiones al PSN de unos y otros y el cambio de cromos que ofreció el líder de UPN a Ferraz han caído una y otra vez en saco roto, así que las tres formaciones han dado un paso más para elevar el tono de sus advertencias con la rúbrica de un manifiesto en defensa «de la dignidad de las instituciones navarras y españolas».

Escenografía surrealista

Una declaración que ve la luz precisamente la semana en la que los partidos que buscan conformar un Ejecutivo «progresista» en Navarra han acelerado las conversaciones en las siete mesas sectoriales que trabajan en la elaboración del programa. La puesta en común de sus conclusiones está prevista para mañana y no se descarta incluso que haya ya fumata blanca, al menos en los principios fundamentales.

La escenografía de la firma del manifiesto del Partido Popular, Cs y los regionalistas tuvo elevadas dosis de surrealismo, provocadas por el juego del gato y el ratón que mantienen Casado y Rivera para diferenciarse y reivindicarse como líderes de la oposición. Sólo así se entiende que el presidente de la formación naranja rechazase la foto conjunta con el máximo responsable del PP y que incluso llegara a defender que Navarra Suma es una entente sólo integrada por UPN y su partido porque él «no ha firmado nada» con los populares.

Así que Esparza tuvo que posar dos veces, una con Rivera y otra con Casado. Este último y el dirigente regionalista trataron de restar importancia al evidente distanciamiento de su socio de coalición, pero el 'atrezzo' resultaba tan esperpéntico que el líder del PP no pudo reprimirse: «Esto no era la nueva política, para eso me quedo con la de siempre».