Real Sitio de San Ildefonso, la nobleza de un buen paseo

Real Sitio de San Ildefonso, la nobleza de un buen paseo

Lugar de reyes y obras arquitectónicas llenas de historia y de incuestionable belleza se dan cita en un entorno único al sur de Segovia

ÁLVARO ROMERO

El Real Sitio de San Ildefonso encuentra su emplazamiento al sur de la provincia de Segovia, muy cerca del límite fronterizo con la Comunidad de Madrid. Se alza en un paraje que se antoja hermoso, a los pies de las montañas del Sistema Central y a menos de 100 kilómetros de la capital española. Características que hacen de este municipio uno de los lugares preferidos por los madrileños para disfrutar de una escapada de fin de semana lejos del ajetreo de la gran ciudad, el ruido y la contaminación.

Yace enclavado en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Mundial en la división de Reserva de la Biosfera, desde 2013. Ofrece multitud de opciones para todo tipo de turistas, desde los amantes del arte hasta los apasionados de la naturaleza, pasando por los aficionados a la práctica de todo tipo de deportes, todos encontrarán allí el ocio y la diversión que buscan. Además se come muy bien y sus restaurantes ofertan platos elaborados a partir de productos locales.

Conociendo el municipio

El término municipal del Real Sitio de San Ildefonso comprende diferentes núcleos poblacionales, entre los que se encuentran: La Granja, Valsaín, La Pradera de Navalhorno y el enclave de Riofrío. Agrupan algo más de 5.000 habitantes que se multiplican los fines de semana y en periodo estival.

El turismo es una de sus fuentes económicas más destacadas. El ambiente del pueblo se muestra tranquilo y sosegado, a la medida del visitante, con una amplia oferta de restaurantes, alojamientos y comercios al alcance de todos y cuya gastronomía enamora a los más exquisitos paladares.

Lugares de interés

Si hay un enclave que tiene la virtud de destacar por encima de todo ese es el Palacio Real de La Granja, de estilo Rococó, su imponente semblante le valió para ser denominado Bien de Interés Cultural. Data del año 1724, cuenta con más de 140 hectáreas de espectaculares jardines y además es una de las residencias de la Familia Real Española.

Los reales jardines rodean el edificio integrándose en el paisaje serrano de los montes de Valsaín. Esta proyección hacia la naturaleza fue un planteamiento poco común en la época y confiere al conjunto un encanto singular. Cuenta con 26 fuentes, más de medio centenar de estatuas, un laberinto natural y diferentes lagunas. Pasear por allí es un acto reconfortante que merece la pena realizar.

A esta maravillosa obra arquitectónica le secunda la Real Fábrica de Cristales, reconocida como Bien de Interés Cultural y Bien de Interés Industrial. Levantada en torno al año 1770, se consolida como un espacio único en el cual se pueden desarrollar múltiples actividades relacionadas con el mundo del vidrio.

El patrimonio monumental del municipio no acaba ahí, de especial interés son también los palacios de Riofrío y de Valsaín. El primero de ellos, calificado como Bien de Interés Cultural, pertenece al Patrimonio Nacional y es una de las residencias de la Familia Real Española. De estilo barroco se alzó en el siglo XVIII. El segundo, el de Valsaín, fue un edificio histórico declarado como Monumento Nacional, que actualmente se encuentra en proceso de deterioro.

De ámbito religioso son la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la iglesia de los Dolores y la capilla de Nepomuceno.

Naturaleza, fauna y flora

Enclavado en el sector central de la vertiente norte del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en su entorno, donde destaca el macizo de Peñalara que con 2430 metros de altura, discurren los ríos Eresma, Cambrones y Acebeda.

Uno de los grandes valores naturales del municipio es su fauna. En estos parajes se encuentran especies emblemáticas, catalogadas en peligro de extinción como: el águila imperial ibérica, la cigüeña negra y el buitre negro. Existe también una importante colonia de buitres leonados, además de aves migratorias como el águila calzada y el milano negro. Entre los mamíferos destaca el corzo y el jabalí. Peces como la trucha y anfibios como la salamandra o la rana ibérica.

En cuanto a flora, gracias a su carácter montañoso, alberga diferentes hábitats y diversas especies. Entre ellas merece la pena mencionar los imponentes pinos silvestres, robledales, encinares, vegetación de ribera y acebedas. Los montes de Valsaín son el enclave perfecto para disfrutar de tan espectacular derroche natural.