Huesca, con vistas a los picos más altos

Trucos de snowboard en Formigal./
Trucos de snowboard en Formigal.

El sector más alto de Pirineo español ofrece historia, paisajes y todo tipo de alternativas

ELENA SIERRA

En el Pirineo aragonés se puede encontrar de todo. Ahí siguen los pueblitos con larga historia y edificaciones románicas, las espectaculares vistas de las montañas y la tranquilidad que dan las aguas correteando en altura o remansadas en alguno de los embalses, los deportes de aventura, la contundente gastronomía local y las leyendas de las brujas y los dioses Anayet, Arafita, Culibillas y Balaitus, que se supone que es quien maneja las tormentas y se encarga de provocar rayos y truenos que acongojan al más valiente... Todo eso está ahí, aunque lo que falta por ahora es la nieve, o al menos la nieve como la desean los esquiadores, blanqueando cada rincón e invitando a deslizarse por la que está considerada la meca de la alta montaña española, la que alberga las cumbres más altas del Pirineo. Son 188 picos que superan los 3.000 metros, y entre ellos Aneto, Posets y Monte Perdido.

Solo una pequeña parte de la superficie esquiable de Formigal está disponible, por ejemplo. Y es así en la mayoría del terreno de los 289 kilómetros de pistas del Grupo Aramón, que incluyen las de la zona pirenaica –Cerler, en el Valle de Benasque y Formigal-Panticosa, en el valle de Tena– y del Sistema Ibérico turolense -Javalambre y Valdelinares–, y en Astún y Candanchú.

Pero como no hay mal que por bien no venga, la circunstancia bien puede servir para empezar a planificar un viaje hacia la nieve y el agua que puede tener como destino el Valle de Tena, uno de los más extensos y poblados del Pirineo. Y uno en el que la tradición de tomar las aguas se remonta a mucho tiempo atrás. A la zona se va atraído por el poder de los nombres de sus montañas –Balaitus, Gran Facha, Argualas, los Picos del Infierno–, pero también por el de instalaciones como el balneario de Panticosa. Los beneficios de este líquido de alta montaña ya se conocían en la época del emperador Tiberio.

De este toma el nombre un espacio diseñado para integrarse en el paisaje y en el que someterse a todo tipo de tratamientos, nadar en las piscinas –en la exterior se pueden observar las estrellas y hay otra aromática–, tumbarse en una playa de arena natural, meterse en un iglú para subir la presión arterial, pasar por la sauna finlandesa o el baño turco... La oferta 'Un día termal para dos', pensada para quienes no se alojan en el hotel, incluye la visita a la zona de aguas, masaje de 25 minutos y comida o cena a partir de 179 euros.

A punto

En el balneario hay dos espacios más pequeños para los que hay que reservar sí o sí. En el Spa Termal El Quiñón (las aguas son mineromedicinales aunque lleve el nombre 'spa'), el circuito de una hora de duración pasa por las pozas de agua caliente y agua fría, el Vaporarium y las piscinas interior y exterior, ambas de hidromasaje con chorros a diferentes alturas. Entre semana el precio es más apañado. Para consultar fechas disponibles, lo mejor es llamar al )974487161 o escribir a termastiberio@panticosa.com. También si lo que se desea es contratar un paquete especial de alojamiento y desayuno y el forfait en la estación de Panticosa.

Karts en el circuito de nieve de Panticosa.
Karts en el circuito de nieve de Panticosa.

En el valle hay ofertas para casi todos los bolsillos, y el Spa Aguas Limpias es un buen ejemplo de ello. En este balneario urbano situado en la localidad de Sallent de Gállego –en el Polideportivo El Escaladillo, a cinco kilómetros de Formigal– saben bien que tras una jornada poniendo a prueba todos los músculos y llevando al límite los sentidos no hay nada mejor que un chapuzón, y de ahí la fama de sus más de 1.000 metros cuadrados de salud a través del agua para cuyo uso y disfrute hay ofertas asociadas a la práctica del esquí. La entrada de adulto cuesta 25 euros, la de niño 15 –28 y 16 si se quiere tener acceso ala piscina del complejo deportivo–, pero el abono de temporada de Aramón Formigal, Aramón Formigal-Panticosa o Aramón 5 estaciones da derecho a una reducción del 40%.

A las instalaciones no les falta nada. Bancos de masaje, cuellos de cisne, cascada cervical, duchas de todo tipo y temperaturas, pileta de agua helada y jacuzzi, zona de tumbonas calientes, pediluvio, sauna seca, baño de vapor con cielo estrellado y cromoterapia son algunas de las atracciones de este templo del bienestar, sin entrar en los tratamientos especializados, que también los hay. El horario, de 17.00 a 22.00 horas toda la temporada, y los domingos de 16.00 a 20.00 horas. spa-aguaslimpias.es )974488365.

Si se elige esquiar en Cerler, en el valle de Benasque, por allí cerca y a 1.437 metros de altitud está el balneario de Vilas del Turbón ()974550111 /627140176), en funcionamiento desde la década de los años 30. Y en funcionamiento cada temporada de marzo a diciembre. El alojamiento en habitación doble parte de los 35 euros y el recorrido termal de los 30, y se pueden contratar todo tipo de tratamientos estéticos y masajes. El balneario de Baños de Benasque, por su parte, solo abre en verano –es lo que tiene estar a 1.720 metros de altura–. Pero siempre se puede ir derecho a pista y alojarse en el HG Cerler, que tiene además de vistas sobre el valle y la estación de esquí, un Welleness Center con una zona de aguas en la que te ponen a punto para la siguiente jornada.

Recomendaciones

Al lado del embalse de Lanuza, en Sallent de Gállego, hay una opción pensada para quienes huyen de las muchedumbres. En el aparthotel Casa Pixurri (calle Juan de Lanuza, 4), prometen vistas directas al agua y a la montaña desde cada habitación y disponen de un pequeño spa que funciona tres tardes a la semana y solo está abierto a los huéspedes por diez euros la hora. En los meses de enero y febrero, y no solo entre semana, dos personas pueden alojarse por cien euros.