Viana cumple 800 años

Peregrinos del Camino de Santiago se aproximan a Viana por el arcén de la carretera./
Peregrinos del Camino de Santiago se aproximan a Viana por el arcén de la carretera.

Clérigos, soldados y vecinos cuentan la historia de la villa navarra fronteriza con Álava y La Rioja

IRATXE LÓPEZ

La cita merece recordatorio, ochocientos aniversario del Fuero de Viana, de ahí el nombre, 'Ocho & cientos de historias'. Una visita teatralizada parte del oeste de la localidad navarra hacia el este, desde la Puerta de San Felices a la Puerta de Estella. Pasa, entre otros rincones, por la iglesia de San Pedro, construida en el siglo XIII y Patrimonio artístico de Navarra, que tuvo utilidad defensiva y de cuartel durante las guerras. La plaza de los Fueros de Viana, en la que descansa el Ayuntamiento edificado en 1688, con fachada de estilo barroco francés. Y el Balcón de Toros barroco, con su galería de miradores sobre pórtico.

Visita teatralizada

Cómo llegar
La localidad se encuentra junto a Logroño y Oyón.
Cuándo
7, 14 y 28 julio; 4, 11, 18 y 25 agosto; 1 septiembre (12.00 horas).
Precio
5 euros.
Reservas
Oficina de Turismo y www.viana.es.

Durante el recorrido se narran anécdotas e historias. Nadie sabe por dónde ni cuándo aparecerán los curiosos personajes que dan color a esta excursión, gentes llegadas del pasado, vestidas según la época. De hecho, en el primer encuentro, bajo la puerta de San Felices, los propios visitantes se convertirán en protagonistas, pobladores de las aldeas que se repartían por los alrededores del cerro. Es el momento de la lectura del 'Fuero del privilegio del águila', otorgado en 1219 por Sancho 'El fuerte', rey de Navarra, a quien habrá que reverenciar tras su aparición.

La idea de crear la fortaleza formaba parte de un plan que pretendía construir bastiones militares para defender la frontera de la Sonsierra del Antiguo Reino. Tenía cuatro puertas de entrada, castillo y dos iglesias defensivas. Quizás el público se entere mientras revisa maravillado la altura del recién encontrado monarca. Aseguran que medía dos metros y veinte centímetros, algo insólito para el siglo XIII.

El grupo continuará su recorrido atendiendo a las explicaciones. «Hemos comprobado que reacciona mejor gracias a los personajes, se relaja bastante. Por eso intentamos intercalar teatro cómico y absurdo, realismo, drama…», comentan desde Sapo Producciones, artífices de esta salida cultural. En el patio de la Tahona, mientras se habla sobre los primeros años tras la consecución de ese Fuero, la hierbera Endregoto de Pisana ofrece su mercancía. Accede al recinto donde trabaja la panadera. Son mujeres con oficios que siempre se atribuyeron a hombres cuando, en realidad, eran manejados por las féminas.

Prosiguen la marcha y las narraciones, datos que no desvelaremos para proteger sus secretos, solo allí aclarados. Hasta la muralla y el Torreón de San Llorente. Dos soldados construyen piedra a piedra el muro defensivo sin entender la razón de su trabajo. Se quejan, refunfuñan. Uno cuelga de la muralla mientras los ojos permanecen atentos a sus discursos. La sorpresa no se borra de las caras tras seguir el camino. En cualquier momento volverá a aparecer alguien que rompa la normalidad.

Un momento de la visita teatralizada.
Un momento de la visita teatralizada.

Sucede llegados al 'Trampón', a la Puerta de la Trinidad. De manos de dos clérigos. La charla con el guía versa por entonces sobre el Camino de Santiago y el Camino francés. Pero un nuevo misterio atrae la atención de todos. Cuenta la leyenda que dos monjes cluniacenses fueron enviados por el Papa Calixto II a recorrer Europa en busca de los pecados más arraigados en cada región, para anotarlos en un libro. Dicen que aparecieron en la entrada de la nueva Viana, pero jamás se supo más de ellos. Algo pasó allí. Los vianeses aseguran que aún se les escucha buscando faltas.

Lo creen vecinos actuales de un municipio al que en su nacimiento se dotó de alcalde propio y facultad de elección para diez jurados representantes de las aldeas. En la que se alojaría una población heterogénea de infanzones, francos y labradores, clérigos y judíos. Llena de historietas por contar.

Laguna de Las Cañas

El visitante puede acercarse hasta la Laguna de Las Cañas. Se encuentra dentro del municipio de Viana y también recibe el nombre de embalse o pantano del Salobre. El humedal cuenta con una superficie de 101 hectáreas, la que ocuparían unos cien campos de fútbol. Allí encontrará agua y vegetación, tamarizales, carrizales, prado-juncales y pastizales. Y una profundidad máxima de tres metros. El principal aporte de agua procede de las sierras de Cantabria y de La Población, llega a través del arroyo Perizuelas. Todas las clases de garzas con presencia regular en la provincia se pueden encontrar en este embalse a lo largo del año. Entre los humedales de Navarra ocupa el primer lugar en diversidad de especies nidificantes y el segundo en riqueza de aves acuáticas invernantes. Ha sido declarado Zona Especial de Conservación dentro de la Red Natura 2000 para la conservación de la biodiversidad.