Sendaviva, el hogar de Zuri y Tristán

Los dos cachorros de tigre blanco juegan junto a su madre./
Los dos cachorros de tigre blanco juegan junto a su madre.

Dos cachorros de tigre blanco nacidos en primavera se han convertido en las estrellas del parque de ocio y naturaleza de la Ribera navarra

IRATXE LÓPEZ

Zuri y Tristán son las estrellas indiscutibles de Sendaviva. Hembra y macho de tigre blanco, nacieron en el parque navarro a mediados de abril. Dos amigas del lugar han decidido sus nombres. Belinda Fernández propuso Zuri por el pelo níveo de la cría, Marta López se inclinó por Tristán. Dicen que Zuri es más curiosa y atrevida que su hermano, en cuyo carácter predomina la cautela. Juegan y corretean como todos los infantes, encantados de la juerga ociosa. Sin saberse miembros de una clase de tigres que perdió el color anaranjado debido a la falta de un pigmento. Bajo la atenta vigilancia de su madre, Bandi, quien protege a sus crías con devoción felina.

Destacan como protagonistas, decíamos, porque el nacimiento de este tipo de tigres en cautividad es muy poco habitual. La llegada de los pequeños alivia algo la presencia de la especie dentro del listado de animales en peligro de extinción. Se cree que en el mundo existen menos de 300 ejemplares. Su blancura les hace especiales a nuestros ojos, idénticos a los peluches ganados en una feria, pero complica su supervivencia en estado salvaje al perder la capacidad de camuflarse, reduciendo su esperanza de vida.

Sendaviva (Arguedas, Navarra)

Dónde
Crta. Virgen del Yugo s/n. Arguedas se encuentra a 15 kilómetros de Tudela.
Cuándo
La temporada de verano se prolonga hasta el 1 de septiembre.
Horario
De 11.00 a 23.00 horas.
Teléfono
948088100.
Web
www.sendaviva.com .

Por eso la aparición en escena de los recién llegados a Sendaviva alegra el alma, especialmente a los gerentes del parque dedicado a potenciar el valor de los zoológicos. También al público, encantando de conocer a la pareja. Eso sí, hay que tener claro que no se trata de los únicos inquilinos. Más de 800 animales de 200 especies conviven en régimen de semilibertad allí. Vecinos de lujo, acercan el mundo natural a niños y mayores.

«Un claro indicador del bienestar animal es la reproducción y generación de descendencia, y su posterior cuidado por parte de los progenitores denota una ausencia de estrés en los animales. En Sendaviva se producen cientos de nacimientos de muy variadas especies cada año», comentan desde el parque. El objetivo pasa por conservar poblaciones salvajes basándose en la cría, traslocación y reintroducción de los animales. Como ejemplo, 'Lenito' y 'Laminero', dos visones europeos (Mustela lutreola) liberados en el río Najerilla para tratar de recuperar las poblaciones de este amenazado mamífero.

Animales de aquí y de allá

El parque despliega técnicas y métodos que proporcionan estímulos a los animales para fomentar el comportamiento propio de su especie. De paso, trabaja la concienciación del público gracias a las visitas. Vacas Betizu, caballos de Burguete, jacas navarras, cebras, osos pardos, ocelotes, titís de orejas de pincel blanco, lémures, linces boreales, lobos ibéricos, búfalos de agua, arruis, ciervos rojos, wallabies, jaguares, cercetas del Baikal, flamencos enanos, gorriones de Java... De todo podrá contemplar el recién llegado. Distribuidos en la Senda Ganadera, la del Safari Fotográfico, la del Bosque, del Aviario, de los Herbívoros, los Exóticos, las Rapaces y la Granja.

El tiovivo es una de las atracciones del parque.
El tiovivo es una de las atracciones del parque.

También disfrutará de actividades de agua, juegos como el laberinto acuático o las bumper, ideales para refrescarse. En total suman treinta atracciones disponibles, e incluyen tirolina, sillas voladoras, potrillos, juegos de reciclaje, espejos de la risa, huerto, bicinoria… Un 'non stop' para los más pequeños de la casa. Sin olvidar además que, durante la temporada estival, cada jornada preparan fin de fiesta apoteósico en la plaza del pueblo para recordar el paso por Sendaviva.

Actividades

Aprender es parte de la experiencia, pero aquí hay formas muy concretas de hacerlo. Una requiere acudir a la exhibición de vuelo de aves rapaces. Espectacular y bella, todo depende de lo bien que se maneje la técnica. Para contemplar el vuelo del cóndor, que maravilla siempre a los asistentes. La potencia del águila real. Cómo pescan los pigargos. El trasladarse de las aves nocturnas, suave y callado con el fin de pasar inadvertidas. La reunión de aves carroñeras para el banquete. De manera que la cita combine naturaleza y espectáculo. Al teatro infantil asistirán también los niños con el Circo de Sendaviva, que sorprende con la curiosa historia de Palmira y de Piko. Y si lo desean, siempre pueden apuntarse a alimentar y cuidar animales. Una experiencia de inmersión casi total, para concienciar sobre el respeto a nuestro medio.