El histórico molino de Rentería

El molino conserva la compuerta que abastecía de agua la maquinaria, que aún es visible. /ARIZMENDI
El molino conserva la compuerta que abastecía de agua la maquinaria, que aún es visible. / ARIZMENDI

Construido en 1450, fue ferrería y molino de cereales hasta que hace tres décadas cesó su actividad. Hoy es un centro sobre la industria y la vida del río

IRATXE LÓPEZ

Por las venas del País Vasco fluye sangre industrial. Arroyos metálicos rojos desteñidos por la roña. Trabajo duro. Esfuerzo. Errenteria es un buen ejemplo de ese ayer levantado entre ferrerías y molinos, madres y padres que cuidaban con mimo a su pequeño, el hierro. Como el molino de Fanderia-Casa del Río, protagonista de esta excursión. Medio siglo avieja los cimientos de este edificio situado a cinco minutos del centro y dedicado a la ferrería de Renteriola desde 1450, que pasó a convertirse después en fandería (una modalidad del trabajo del hierro) en 1769. Para 1828 tornó a molino de cereal, desde 1884 fue fábrica de harinas y a partir de 1955 se dedicó a los piensos. Hasta 1996, cuando cesó la actividad.

Molino de Rentería

Dónde
Alameda Dolores Ibarruri, s/n.
Horarios
Sábados, domingos y festivos 10.00 a 14.00 h. Visitas guiadas. Sábados, domingos y festivos 10.00 y 12.00 h. en euskera y 11.00 y 13.00 h. en castellano.
Precios
Gratis.
Información
943494521 y turismoa@oarsoaldea.eus.

El río Oiartzun proporcionaba la fuerza necesaria, movía los brazos artificiales del inmueble cuya labor completaban otros humanos. Contemplar este engranaje aún hoy en marcha sorprende a los turistas. Ver rodar las pesadas piedras les deja atónitos. La visita suma dos audiovisuales a sus encantos, así como una amplia colección de paneles informativos sobre el inmueble, sobre su patrimonio cultural y fluvial. Ahonda en la importancia de los ecosistemas fluviales de los ríos Urumea y Oiartzun para la localidad guipuzcoana. Para su historia.

Visitantes en el centro de interpretación del molino.
Visitantes en el centro de interpretación del molino. / ARIZMENDI

Hasta aquí la información atañe al recorrido individual. Los grupos, escolares y familias disfrutan de otras ofertas. Dos audiovisuales ayudan a saber más sobre el agua que humedece la zona. 'Acercándose al río' presenta una marcha interpretativa de una hora, de lunes a viernes, salvo festivos. Inicia su recorrido en el molino de Fanderia para prolongarse hasta el río Oiartzun. Continúa después por su canal de agua. Y regresa al edificio más tarde. Corriente y ecosistema fluvial protagonizan la quedada. En ella se aprende que las cabeceras de nuestros ríos, bosques y aguas proporcionan hábitats fluviales idóneos para albergar especies en peligro de extinción, como el visón europeo y el desmán ibérico, además del incansable salmón atlántico.

Ríos más limpios

La segunda propuesta, 'Analizando el río', arranca en el canal del molino con el objeto de comprobar la calidad del agua del Oiartzun. Su flora y fauna, la transformación que ejerce el ser humano sobre el medio. Invita así a una actividad de hora y media perfecta para grupos escolares, disponible de lunes a viernes, excepto festivos. Tres ríos refrescan las tierras de Errenteria (el Urumea, su afluente Añarbe y el Oiartzun), nacidos en uno de los territorios más húmedos de la península ibérica.

Yunque y fuelle incluidos en la exposición.
Yunque y fuelle incluidos en la exposición.

La proximidad de la costa y la altitud tienen la culpa. Favorecen la retención de masas húmedas, provocando precipitaciones. Por eso en la zona se han construido embalses como los de Añarbe, Artikutza, San Antón y Domiko. En este juego fluvial cuenta mucho el bosque. Las gotas de agua caídas del cielo favorecen el crecimiento de frondosos hayedos y robledales. Ellos regulan el caudal del agua, garantizan su calidad, protegen el suelo y se ofrecen como hogar de un ecosistema repleto de fauna amenazada. Son los guardianes del lugar.

La actividad minera y ferrona atrajo actividad y sueldos a la zona. También el deterioro de los entornos donde se implantaba. En los últimos años aquellos ríos contaminados han mejorado gracias a la regeneración, al tratamiento de aguas residuales, la recuperación del bosque de ribera y la eliminación o adaptación de las presas para favorecer la migración de los peces. Gracias a ello regresan a casa animales como el salmón, cuyo retorno indica la mejoría del ecosistema acuático. Esto y mucho más aprenderás durante la interesante cita que mezcla naturaleza, educación, historia y divertimento. Un plan perfecto para toda la familia y para curiosos.