Viva María Galiana

Viva María Galiana
Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Mira que está la televisión poblada de personajes diversos: tertulianos que viven de programa en programa en La Sexta, VIPS que empalman 'realitys' en Telecinco, aprendices de cantantes en TVE... Y ha tenido que venir María Galiana a soltar verdades como puños, a realizar un retrato certero sobre la sociedad actual, a revelarse como magnífica analista. 83 años tiene y una cabeza estupendamente amueblada. Del oído no andará muy bien, pero lo de su cerebro es envidiable. Lo demostró en el especial que montó Ana Pastor la semana pasada para presentar la segunda temporada de 'Dónde estabas entonces'. Ni Zapatero, ni los Javis ni Jaime Altozano, el youtuber que suma millones de seguidores que admiran su capacidad de divulgar la música. Seguramente todos ellos alucinaron con los razonamientos de Galiana, que es mucho más que la abuela de 'Cuéntame'.

«Me tenéis que hablar fuerte porque tengo audífonos, estoy sorda», advirtió cuando la sacaron al escenario para charlar con Íñigo Errejón. Pastor, que estuvo rapidísima en la gala en directo sopesando donde iba decayendo y aumentando el interés, se dio enseguida cuenta del filón que suponía la actriz. «Soy de una región, Andalucía, donde la tolerancia se lleva como gala y estoy muy orgullosa de eso. Durante muchísimo tiempo en el que los tabúes estaban de Despeñaperros para arriba, nosotros llevábamos mucho adelantado», espetó la intérprete, en un alegato que no puede ser más oportuno tras las elecciones autonómicas celebradas allí. «Las redes sociales han hecho mucho. De pequeña yo tenía un diario con una llave que me colgaba para que nadie leyera lo que ponía. Ahora es un timbre de gloria ponerlo para que se entere toda la humanidad», opinaba ante una audiencia que no dejaba de aplaudir sus reflexiones. Empezando por Errejón, a su lado. «Tú, mucha presencia no tienes», le dijo sin cortarse para justificar que el político de Podemos fuese confundido con un alumno cuando ejercía de profesor. «Como yo, con la pinta de maruja que tengo, llego a un instituto y me preguntan, ¿viene usted a limpiar?», añadió ella. Grande Galiana. Viva la gente de verdad como ella.